Ciencia y tecnología

Aeropuertos: cuidado ambiental y modernización

Gracias a una planeación seguida durante más de 50 años, México cuenta con la más amplia red aeroportuaria de América Latina y su cobertura alcanza todo el territorio nacional, enlazando prácticamente a todas las comunidades mayores de 50,000 habitantes.

El sistema aeroportuario nacional está integrado por 1,215 aeródromos, de los cuales 85 son aeropuertos (57 internacionales y 28 nacionales). Del total de aeropuertos, 23 son manejados por diversas entidades privadas o públicas, 35 son administrados por grupos concesionarios y 27 están a cargo de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), así como 65 estaciones de combustible, lo cual contribuye con poco más de 3 por ciento en el movimiento de pasajeros.

Sobre ASA descansa la responsabilidad de operación y el mantenimiento de terminales aéreas con alto beneficio para el desarrollo de las regiones, además del almacenamiento y suministro de combustibles de aviación.

Uno de los principales objetivos del gobierno actual consiste en modernizar, ampliar y conservar en buen estado la infraestructura aeroportuaria, para responder a la dinámica de la demanda y contar con una red de clase mundial.

La Gerencia de Ecología e Impacto Ambiental de ASA tiene como principal propósito apoyar a las estaciones de combustible para que cumplan con los convenios derivados de las auditorías ambientales, además supervisa que las obras de protección ambiental cumplan las especificaciones y la normatividad ambiental.

Instalaciones obsoletas

Las autoridades gubernamentales reconocen que muchas instalaciones, equipos y sistemas son obsoletos y antiguos, lo cual origina rezagos en la operación, mantenimiento y en el servicio de suministros de combustibles de aviación, así como en el cumplimiento de las disposiciones que en materia ambiental se han emitido en México y en el plano internacional.

Para revertir esta situación y mejorar la operación de los aeropuertos, se ha ejecutado el Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001/2000 y se elaboraron las bases y términos de referencia para la licitación del proceso de certificación del sistema ISO 9001/2000 y su vinculación con el Sistema de Administración de la Seguridad del Proceso (SASP). También se desarrolla el Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001.

En cuanto a la adquisición de bienes y servicios que requieren los aeropuertos, ésta se realiza mediante licitación pública, aun para aquellas contrataciones que de acuerdo con los montos máximos establecidos en el Presupuesto de Egresos de la Federación no requieran sujetarse a dicho proceso.

En ASA Combustibles se tiene una amplia experiencia en la prestación de servicios de diseño y desarrollo de sistemas de gestión ambiental, diseño de drenajes industriales, caracterización y remediación de suelos, instalación de sistemas de llenado y descarga de autotanques por el fondo, sistemas de recuperación de vapores y consultoría para el manejo de residuos peligrosos.

Vigilancia estricta

El combustible es vigilado y revisado cuidadosamente durante el proceso de recepción, almacenamiento y suministro a las aeronaves, y su calidad se verifica mediante pruebas de campo y en laboratorio, de acuerdo con la ASTM-1655. Los productos deben cumplir con los más altos estándares de calidad internacional, basados en la especificación ATA-103.

De esta manera, el suministro cumple en todo momento con Normas Oficiales Mexicanas y con recomendaciones de organismos aeronáuticos y líneas aéreas nacionales e internacionales.

ASA cuenta con infraestructura óptima para el almacenamiento de 110 millones de litros, que se guardan en tanques atmosféricos verticales, con capacidad de hasta 12 millones de litros y tanques atmosféricos horizontales de 64,000 litros. También se cuenta con los equipos necesarios para realizar las operaciones de recibo, almacenamiento, bombeo y suministro de 3,295 millones de litros cada año, cumpliendo con estándares internacionales de calidad.

La infraestructura y los equipos permiten proporcionar cerca de 707,000 servicios al año y son realizados con 643 unidades como son dispensadores, autotanques y vehículos de servicio. Los combustibles utilizados son: turbosina, que es una mezcla de hidrocarburos con apariencia incolora o ámbar, con un rango de peso específico de 0.772-0.810 kilogramos por litro, con una temperatura de evaporación de 38 grados centígrados y punto de congelación de menos 40 grados centígrados. Este combustible es utilizado en el ramo de la aviación por aeronaves provistas de turbinas o turbohélices.

Gasavión 100/130, que es una mezcla de hidrocarburos y naftas, con apariencia verde claro, un rango de peso específico de 0.666-0.722 kilogramos por litro y con un porcentaje de volatilidad de 100 grados centígrados. Este combustible es utilizado en aeronaves de motores de pistón.

Objetivos generales del sector

En términos generales, el sector de comunicaciones y transportes se ha fijado como reto principal el de incrementar la accesibilidad y abatir los rezagos, fortaleciendo la integración nacional, impulsando el comercio, articulando cadenas de producción y corredores industriales en el territorio nacional.

Esto se logrará con la intención de inducir economías de escala, fortalecer la productividad y la competitividad de toda la economía en su conjunto, así como abatir el aislamiento de las regiones más apartadas.

El objetivo central es integrar una red de infraestructura de transporte eficaz, segura y respetuosa del ambiente, siempre accesible a todos los mexicanos en los ámbitos nacional, regional y local, facilitando además la participación del país en la globalidad. Por efecto de la globalización, se dinamizaron los flujos internacionales de comercio e inversión y eso tuvo un efecto favorable en el transporte aéreo.

En la última década, el movimiento aéreo de pasajeros prácticamente se duplicó y el movimiento de carga se triplicó. Frente a esta realidad, se llevó a cabo un cambio estructural que se sustentó en la actualización del marco jurídico, bajo criterios de salvaguardar la rectoría del Estado en la materia, proveer una regulación transparente, ejercer una eficaz regulación tarifaria y garantizar la canalización de inversiones adicionales a la red aeroportuaria, de acuerdo con lo estipulado en los títulos de concesión.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO