valle de la muerte
Cambio climático

Valle de la Muerte alcanza temperatura más alta de 2020 con 53.3 °C

En 2013, el Valle de la Muerte registró la temperatura más alta jamás medida en la Tierra. 56.7 °C, aunque hay una controversia sobre su medición

Teorema Ambiental/Redacción

California, EEUU, 21 de julio de 2020.— El Valle de la Muerte, uno de los desiertos más inhóspitos del mundo, ubicado en el límite de los estados de California y Nevada, en 2020 ha alcanzado la temperatura más alta en todo el planeta en lo que va del año y una de las más elevadas en los últimos años.

De acuerdo con el observatorio climatológico de Furnace Creek, el pasado 13 de julio se alcanzó una temperatura de 53.3 °C.

Este dato, vuelve a mostrar los efectos del cambio climático en todo el orbe, pues este récord de temperaturas elevadas se rompe de manera constante cada año.

En 2013, el Valle de la Muerte registró la temperatura más alta jamás medida en la Tierra. 56.7 °C, aunque hay una controversia sobre su medición pues se cree que en realidad fue de “solo” 54 grados.

En 1913 se dijo que la temperatura máxima había llegado a los 56.6 °C, pero varios expertos coinciden en que no fue una medición exacta. De hecho, el historiador Christopher Burt dijo que esa temperatura no era “posible desde una perspectiva meteorológica”.

Sin embargo, es un sitio donde habitualmente se alcanzan estas temperaturas inusualmente altas, debido a su profundidad y escasa vegetación. Por lo que las olas de calor en el suroeste de EEUU son más evidentes en esta región.

Mientras tanto, el resto del país vive una ola de calor que afecta a todos los estados del sur, de costa a costa. En Phoenix, Arizona, y en Baton Rouge, Luisiana, se han superado los 46 grados; en Tucson han alcanzado los 45, mientras en Nuevo México se acercaban a los 44 °C.

Además, el Centro de Ciencias de Adaptación Climática del Centro Sur, señala que a mediados de siglo habrá entre diez y 40 días al año con más de 37.7 grados Celsius, y hacia el año 2100 habrá hasta dos meses con días de calor extremo si continúa el cambio climático.

Otra prueba de este fenómeno es que en febrero pasado, la Antártida registró su temperatura más elevada desde 2015: 18.3 grados, una cifra inusualmente cálida durante los meses de verano más cálidos.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO