Cambio climático

Sequías provoca migración de mexicanos

Entre 700 mil y 900 mil mexicanos migran cada año de las tierras secas a EU

MÉXICO.— A pesar de que aún no hay acuerdos internacionales sobre cómo medir el impacto de la desertificación mundial en la migración, algunos cálculos indican que hasta 900 mil mexicanos migran cada año, por ese factor, entre otras causas.

De acuerdo con un estudio presentado por la Convención contra la Desertificación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), existe una clara relación entre las corrientes migratorias y el avance de las sequías en el planeta.

El documento establece que si bien la relación de causa-efecto entre la desertificación y la migración apenas se ha reconocido recientemente, hay datos empíricos que indican esa tendencia.

Por ejemplo, señala que “la degradación de la tierra ha sido indicada como un factor importante en la migración en México del campo a la ciudad y de México hacia Estados Unidos, donde entre 700 mil y 900 mil personas migran cada año de las tierras secas del país”.

Asimismo, reconoce que si bien éste no es el único factor por el que esas personas migran, también forma parte importante, al tratarse de poblaciones rurales que se ven pauperizadas por la falta de cultivos.

Algunos cálculos hechos con base en cifras generadas por diversas agencias de la ONU, señalan que hacia 2050, entre 50 y siete mil millones de personas podrían ser forzadas a migrar de su lugar de origen, debido a los cambios de medio ambiente en el mundo.

Reconoce que este factor puede afectar a los patrones migratorios, en la medida en que crezcan los impactos del cambio climático y sus consecuencias se hagan más evidentes, sobre todo para quienes viven en tierras más secas.

En ese sentido, estima también que 41 por ciento de la superficie terrestre puede clasificarse como tierras secas.

Unas dos mil millones de personas podrían experimentar la caída en indicadores como el bienestar humano, la mortalidad infantil y baja del ingreso, como consecuencia del avance de la desertificación.

Ante ese panorama, la Convención de la ONU ofreció su apoyo a los gobiernos locales para reducir la pobreza en regiones secas, no sólo a través de investigaciones, sino de desarrollo y réplica de buenas prácticas.

La idea es detener en lo posible los procesos de desertificación, para que la gente tenga la libertad de quedarse y no se vea forzada a migrar por factores climáticos.

Fuente: El Diario de Yucatán

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO