Cambio climático

Se buscan mares y océanos

La protección de los océanos del mundo debiera ser una preocupación de todos los países. En distintos puntos del planeta, por ejemplo, las redes de pesca estrangulan, ahogan y aplastan a millones de peces, a miles de tortugas, ballenas, delfines, tiburones y aves marinas. Otros equipos como redes de arrastre, afectan el fondo marino y destruyen todo lo que se atraviesa en su camino.

Estas prácticas destructivas de pesca están acabando con gran parte de nuestros océanos y con la vida que hay en ellos. La pesca de descarte o pesca de desecho es método consistente en la pesca no intencional y la posterior destrucción de los peces no deseados, u otras vidas marinas.

Pero el problema no es sólo de los países más industrializados. Alrededor del mundo cada año son desechados aproximadamente 20 millones de toneladas de pescados, es decir, el 25 por ciento de lo que se pesca en el mundo. Decenas de miles de mamíferos marinos, aves, corales y otras formas de vida marina también son extraídos y luego desechados. Esta destrucción masiva pone en riesgo los océanos, el suministro de alimento y las economías costeras.

Vitales para la supervivencia humana

Los mares y océanos alimentan a miles de millones de personas en todo el mundo, producen oxígeno y proveen el 95 por ciento del espacio vital para los animales y plantas de la Tierra.

Pero el hombre está causando verdaderos estragos en los océanos de un modo más rápido de lo que los ecosistemas marinos pueden recuperarse. De hecho, más del 70 por ciento de las especies de peces marinos del mundo necesita acciones urgentes para evitar que disminuya su población debido a la pesca excesiva.

Casi el 60 por ciento de los arrecifes del mundo están en riesgo por las prácticas destructivas de pesca, por la contaminación y por el desarrollo costero y ya muchos han sido degradados sin posibilidad de recuperarse.

De las 126 especies de mamíferos marinos, 88 han sido incluidos en la Lista Roja de Especies Amenazadas, recopilación hecha por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La disminución de la población de peces, el aumento de la cantidad de especies marinas en peligro de extinción y la tensión económica que viven las comunidades pesqueras, son señales de que los océanos están en peligro. A medida que los océanos se vean cada vez más amenazados, también lo estará el ciclo vital que sustenta a la población humana.

En México, los mares más ricos del mundo

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares con mayor riqueza biológica del planeta, representando el 0.07 por ciento de la superficie de los océanos del mundo.

Un trabajo reciente muestra que en sus 257 mil kilómetros cuadrados de extensión, hasta la fecha se han contabilizado 5,944 especies de macrofauna (organismos que pueden verse a simple vista) costera y marina, de las que destacan 383 especies por encontrarse únicamente dentro del golfo (especies endémicas).

Los grupos más representativos de la fauna del golfo son: 4,828 especies de macroinvertebrados, 871 especies de peces (55 por ciento de todas las familias de peces marinos), 169 de aves, 34 de mamíferos marinos (82 por ciento de los mamíferos marinos del Pacífico nororiental), seis de reptiles y 36 de otros cordados (organismos con sistema nervioso central).

En las 922 islas e islotes que se localizan a lo largo del golfo, se han reportado más de 600 especies de plantas, 65 de reptiles, 40 de mamíferos, 134 de aves terrestres y 45 de aves migratorias y residentes (entre el 60 y 95 por ciento de la población mundial de seis especies de aves anidan en las islas del golfo).

De las 887 especies de flora y fauna reportadas para las islas, 90 especies son endémicas, y de éstas 60 son reptiles, lo que contribuye significativamente a que México ocupe el segundo lugar en el mundo en endemismo de reptiles.

Día mundial del medio ambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, que fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, el mismo año en que se celebró en Suecia la Conferencia sobre el Medio Ambiente Humano, la primera reunión mundial dedicada exclusivamente a tratar el problema de la degradación de los recursos naturales y el hábitat.

Este año, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) seleccionó el tema “¡Se buscan mares y océanos!, ¿Vivos o muertos?”. El tema pretende que los habitantes del planeta tomen una decisión acerca de cómo quieren tratar a los mares y océanos de la Tierra.

Las celebraciones principales del Día Mundial del Medio Ambiente 2004 se llevarán a cabo en Barcelona, España, en colaboración cercana con el Foro Mundial de Culturas.

Compártelo

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO