Cambio climático

Presiona gobierno estadounidense a científicos para minimizar estudios de calentamiento global

El gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, presionó sistemáticamente a los científicos que investigan el clima para que minimicen la amenaza del calentamiento global, informaron hoy varios organismos científicos en Estados Unidos.

Una encuesta realizada entre 308 científicos que trabajan en agencias financiadas por el gobierno estadounidense arrojó que 46 por ciento sintió o experimentó presiones para eliminar palabras como “cambio climático” o “calentamiento global” de sus escritos, de acuerdo con la organización Unión de Científicos Preocupados.

Los especialistas que trabajan en agencias gubernamentales y del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, que es independiente pero cuenta con fondos federales, informaron de al menos hubo 435 instancias de interferencia política en su trabajo durante los pasados cinco años.

Las agencias estadounidenses restringen los contactos con los medios de los especialistas en clima, quienes “rutinariamente encuentran dificultades” para obtener la aprobación para informes de prensa oficiales que hablen del calentamiento global, indicó el Proyecto de Responsabilidad del Gobierno, grupo de control que participó en la redacción del informe.

La evidencia fue presentada durante una audiencia del Congreso en Washington, como uno de los esfuerzos de la nueva mayoría del Partido Demócrata en ambas cámaras para aumentar la presión sobre el gobierno de Bush por sus políticas.

Henry Waxman, demócrata que preside el Comité de Supervisión y Reformas de Gobierno en la Cámara de Representantes, llamó a la sesión a exponer la reticencia a reconocer el calentamiento global.

“Parece que podría haber un esfuerzo orquestado por engañar al público sobre la amenaza del cambio climático global”, dijo al panel.

La Casa Blanca no respondió hasta el momento

La audiencia se realizó mientras cientos de expertos en clima se reunieron en París para completar un nuevo informe de la ONU sobre calentamiento global, el primero después de seis años del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Se espera que el informe, que será presentado el viernes, provea nuevos detalles sobre la relación entre el calentamiento global y las emisiones provocadas por combustibles en la Tierra.

Los testigos convocados para la audiencia en la Cámara incluyeron a Drew Shindell, experto en clima de la NASA que cuestionó la política de relaciones públicas de la agencia espacial estadounidense después de que sus funcionarios suavizaran sus conclusiones sobre el calentamiento antártico en 2004.

“Si bien fue frustrante para mí ver mi trabajo prohibido, más importante es que resulta en un perjuicio para el público que se distorsione o suprima la información necesitaría para tomar decisiones”, dijo Shindell.

Medidas de reducción

La nueva presidenta del comité de medio ambiente del Senado, la demócrata liberal, Bárbara Boxer, analiza medidas para reducir la emisión de gases con efecto invernadero. Dijo: “Debemos actuar ahora para encarar el calentamiento global.”

Tras años en los que el cambio climático fue relegado al último lugar de la agenda legislativa, los demócratas quieren convertirlo en prioridad.

“Estados Unidos tiene sólo 4 por ciento de la población mundial, y emite 20 por ciento del dióxido de carbono”, dijo la senadora republicana Olympia Snowe.

“Ha llegado la hora de que nuestra respuesta a esta crisis sea proporcional a la contribución de nuestra nación al problema”, añadió.

La senadora demócrata Amy Klobuchar afirmó: “Diciembre en Minnesota parecía octubre. Nuestras temporadas de pesca en hielo son más cortas y nuestros esquiadores no han visto mucha nieve.”

Agregó: “El calentamiento global es un tema que nos golpea en nuestra casa.” Informó que presentará un proyecto de ley para incrementar los estándares de eficiencia energética para miles de edificios federales.

También prometió un proyecto de ley para aumentar el desarrollo del etanol de celulosa, derivado de los desechos agrícolas, pasto y otras plantas, como una alternativa al uso de gasolina.

Fuente: La Jornada, DPA, AFP

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO