Cambio climático

Un océano que se calienta

La desconexión entre el aumento de los niveles de CO2 y la temperatura del aire de la superficie caliente planteó una pregunta acerca de adónde se va el calor

incre-oceanoCiudad de México.— Durante gran parte de la década pasada, un rompecabezas ha confundido a la comunidad de la ciencia del clima. Casi todas las medidas de cambio climático, de la elevación del nivel de los mares a las concentraciones crecientes de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, presentan un mundo en calentamiento. Sin embargo, desde alrededor de 2003 a 2012 las temperaturas superficiales globales parecieron nivelarse en lo que algunos llaman “el hiato.”

La desconexión entre el aumento de los niveles de CO2 y la temperatura del aire de la superficie caliente planteó una pregunta acerca de adónde se va el calor. Los científicos han encontrado una posible explicación: calor adicional se almacenaba en los océanos.

El análisis llevado a cabo por tres científicos del océano en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos no solo demostró que el calor extra podría estar entrando en el océano, sino también mostró dónde.

“Básicamente, el calor que falta se ha escondido en una capa subsuperficial del Pacífico e Índico”, dice Verónica Nieves, autora principal de un artículo que informa de los resultados, publicado en 2015 en la revista Science. Los coautores son Josh Willis y Bill Patzert. El estudio incluyó mediciones directas de las temperaturas del océano de la red Argo —una red de más de tres mil 500 sondas marinas automatizadas—. Estas sondas de inmersión a mayor profundidad de una milla, toman mediciones de temperatura, salinidad y profundidad, y luego vuelven a la superficie con sus lecturas. Josh Willis los describe como “globos meteorológicos de los océanos”.

El calentamiento que encontraron se presentó en una capa de agua sobre todo entre 100 y 200 metros bajo la superficie del mar. Nieves dice: “Nuestro análisis no mostró ninguna evidencia de grandes cantidades de calor por debajo de 300 metros.”

Bill Patzert dice que hay calentamiento gradual del subsuelo “apilado” en el océano Pacífico occidental y luego “filtrado” en el océano Índico.

Sin embargo, este calor no puede permanecer oculto durante mucho más tiempo. La estructura de la temperatura del océano está determinada en parte por un ciclo climático conocido como la Oscilación Decadal del Pacífico, o DOP. Durante sus 20 a 30 años de largas fases, la DOP desplaza aguas más calientes y más frías alrededor del océano Pacífico, que afecta a la cantidad de calor que puede ser absorbido de la atmósfera.

Nieves dice: “Estudios previos sugieren una conexión entre las fases de la DOP y los periodos de hiato y aceleración.”

Últimamente, el PDO ha estado en una fase negativa o de enfriamiento. Pero Nieves cree que esto está a punto de cambiar.

“En este momento hay indicios de que el Pacífico podría estar cambiando a una fase positiva, lo que significa que las aguas calientes que estaban escondidas en las capas subsuperficiales están reemergiendo a la superficie”, asegura Nieves. “Si el agua más caliente llega a la superficie, entonces presumiblemente la atmósfera va a responder. Esto podría acelerar el calentamiento global de la superficie en algún momento de la próxima década o dos.”

Y añade: “El planeta en su conjunto no ha dejado de calentarse de manera constante a través de la variabilidad.”

La NASA continuará observando el estado térmico del planeta, tomando en cuenta muchos factores, incluyendo la superficie y temperaturas atmosféricas, la altura de la superficie del mar, el hielo y el balance de radiación de la Tierra. Estos factores y más van a ayudar a la gente a entender su papel en un mundo siempre cambiante.

Fuente, imagen

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO