Cambio climático

La financiación para la adaptación al cambio climático dirigida a los pequeños agricultores es de vital importancia

Se busca combinar enfoques de desarrollo rural, de eficacia comprobada, con conocimientos de adaptación tradicionales y modernos

Roma.— En preparación de la reunión de las Naciones Unidas sobre cambio climático que se celebrará en Alemania, Kanayo F. Nwanze, presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), insistió en la necesidad de reforzar la capacidad de resistencia al cambio climático de 500 millones de pequeños agricultores.

En el marco de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, se llevarán a cabo en Bonn negociaciones importantes como parte de las conversaciones sobre el cambio climático en el seno de las Naciones Unidas. El FIDA desea que se tenga en mayor consideración los efectos del clima a los que se tienen que enfrentar los pequeños agricultores y la necesidad de contar con más asistencia para responder a ese desafío.

“Hay un grupo de personas que es realmente importante en todo esto, pero son casi invisibles en las deliberaciones mundiales sobre el cambio climático: se trata de los pequeños agricultores”, aseguró Kanayo F. Nwanze.

“Los pequeños agricultores son los más afectados por los efectos del clima, y es preciso adoptar medidas urgentes para aumentar su capacidad de resistencia ante las crisis climáticas”, recalcó.

Puede que los pequeños agricultores no asistan a las negociaciones sobre el clima en Bonn, pero son conscientes de la repercusión del cambio climático en sus vidas: más sequías, inundaciones, huracanes, temperaturas extremas y el aumento del nivel del mar. Los pequeños agricultores y sus familias en muchos países en desarrollo son los más afectados y tienen escasa capacidad de adaptación.

“Lo que los pequeños agricultores necesitan es que en los diálogos mundiales sobre el cambio climático se reconozca la función que pueden y deben desempeñar en la solución”, comentó Elwyn Grainger-Jones, director de la División de Medio Ambiente y Clima del FIDA.

“A esto hay que añadir una importante labor en el plano nacional dirigida a liberar el potencial de los pequeños agricultores para adaptarse a las crisis climáticas y, al mismo tiempo, ayudarles en la transición de unas actividades de subsistencia a actividades empresariales rentables y sostenibles”, señaló.

Mediante su nuevo “Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala” (ASAP), el FIDA busca respaldar la adaptación de los pequeños agricultores pobres al cambio climático en todo el mundo. Combinando enfoques de desarrollo rural, de eficacia comprobada, con conocimientos de adaptación tradicionales y modernos, el ASAP del FIDA está contribuyendo a aumentar la capacidad de resistencia al clima en las nuevas inversiones del FIDA, que rondan los mil millones de dólares al año.

En Kenia, por ejemplo, los digestores de biogás flexibles permiten a las familias del medio rural ahorrar dinero, reducir la deforestación y satisfacer muchas de las necesidades de sus hogares. En Burkina Faso, se ha combatido la desertificación mediante el programa de “reverdecimiento del Sahel” que ha contribuido a aumentar el rendimiento de las cosechas, promover una mayor capacidad de resistencia ante los efectos de la sequía y generar ingresos para las comunidades locales.

Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO