Cambio climático

Factores naturales estabilizan capa de ozono

La estabilización de los niveles de ozono en la alta atmósfera podría deberse más a factores naturales que a la prohibición de sustancias que destruyen este gas, advierte un informe que fue publicado hoy en la revista científica Nature.

“La variabilidad de las concentraciones de ozono es naturalmente importante” sin la intervención de la mano del hombre, resumen Elizabeth Weatherhead, de la Universidad de Boulder, y Signe Bech Andersen, del Instituto danés de Meteorología.

El descubrimiento de un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida llevó a la comunidad internacional a firmar el protocolo de Montreal, en 1987, el cual prohíbe el uso de químicos que supuestamente causan su destrucción.

Desde finales de la década de 1990, la densidad de ozono en la alta atmósfera se ha estabilizado o ha aumentado ligeramente. Ninguna región ha visto disminuir sus niveles de ozono en los 10 años recientes, lo que no ocurría en el planeta desde 1980.

La reducción de gases nocivos en la atmósfera permite esperar los primeros indicios de que se regenere la capa de ozono “para principios de este siglo”, subraya el artículo.

El estudio muestra, no obstante, que este optimismo no tiene en cuenta la baja reciente de la actividad volcánica. Los volcanes expulsan a la atmósfera sulfatos que pueden destruir el ozono. En los años recientes no se han producido erupciones tan perturbadoras como la del Chichón (México, 1982) y el del Monte Pinatubo (Filipinas, 1991).

Las erupciones solares generan bocanadas de protones que pueden acarrear entre 30 y 60 por ciento de reducción de ozono. Las dos últimas erupciones solares han coincidido con las dos últimas grandes erupciones volcánicas del planeta, lo que podría explicar los bajos niveles de ozono en los años noventa. El aumento registrado desde entonces constituiría una vuelta a la normalidad, más que el fruto de las políticas aplicadas a raíz del protocolo de Montreal.

“Otros cambios causados por el hombre, como el aumento de las temperaturas, podrían ser más importantes.” Los beneficios reales de prohibir algunas sustancias se manifestarán en el futuro, subraya el estudio.

Fuete: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO