Cambio climático

Cambio climático y globalización agravan transmisión de males virales

La salud del planeta “One Health” es un concepto que engloba la salud humana, la salud animal y la vegetal

Teorema Ambiental/Redacción

Actualmente se conocen más de 200 especies de virus que provocan enfermedades en las personas y cada año se descubren entre tres y cuatro especies nuevas. Más de la mitad de estos virus también pueden afectar a otros animales como mamíferos y aves.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), el 70 por ciento de las enfermedades infecciosas que afectan a los humanos son de origen animal, conocidas como zoonosis, como la rabia, la gripe aviar, entre muchas otras.

Por ello, cada vez más especialistas remarcan la necesidad de estudiar el vínculo entre la salud animal, la salud humana y la de los ecosistemas para trabajar y velar por la salud del planeta. Hay enfermedades provocadas por virus que son exclusivas de los animales pero ocasionan un fuerte impacto en la sociedad.

La globalización y el cambio climático son el pasaporte de nuevas enfermedades.

Muchas enfermedades infecciosas emergentes provienen de los animales y se pueden transmitir a las personas de manera directa o a través de vectores como los mosquitos o garrapatas. El crecimiento demográfico del planeta, la urbanización, la globalización de los viajes, el comercio y el cambio climático favorecen nuevos vectores de enfermedades.

El riesgo de aparición de brotes epidémicos es más alto, “ahora, más que nunca, debemos ser reactivos para dar respuestas rápidas a los brotes epidémicos”, constata Marion Koopmans, jefa del Departamento de Virociencias del Erasmus MC de Rotterdam en Holanda y referente mundial en la investigación sobre enfermedades víricas zoonóticas y virus emergentes.

“Tenemos el objetivo de estar mejor preparados para detectar las enfermedades infecciosas emergentes lo antes posible y frenar su impacto” y añade que “necesitamos entender qué provoca la emergencia de las enfermedades víricas. Humanos y animales convivimos en los ecosistemas. Debemos ser capaces de identificar cualquier cambio o desequilibrio que nos indique cuando el riesgo de brotes epidémicos es más alto”.

“Si identificamos el patógeno con más probabilidades de desencadenar un brote epidémico podremos desarrollar mejor las medidas de prevención y de control. Sin embargo, nos encontramos con enfermedades impredecibles, hay que invertir más en la investigación genérica sobre los virus”, concluye Koopmans.

Desde hace unos años, los científicos hablan del concepto de una única salud o “One Health”, la suma de los esfuerzos de profesionales expertos en salud pública, la salud animal, salud vegetal y de los ecosistemas.

Actualmente, hay 36.9 millones de personas infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en todo el mundo y cada año se diagnostican 1.8 millones nuevos casos. Según el último informe de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Sanidad de 2018.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO