Biodiversidad Especies

Xoloitzcuintle una especie muy mexicana

La palabra Xoloitzcuintli, por sus raíces indígenas, significa: Xolo(tl) — Deforme, raro, criado, esclavo, bufón; Itzcuintli — Perro del dios Xolotl o su acompañante.

El xoloitzcuintle es una raza canina prácticamente sin pelo originaria de México. Se le conoce por su endemismo en este país y su estrecha relación con la cultura azteca. Su popularidad no es muy alta comúnmente porque su falta de pelaje es algo chocante para algunas personas, pero para otras y muy especialmente entre los criadores de xolos, cada ejemplar es muy preciado y valioso, llegando el valor de un xoloitzcuintle con pedigree a oscilar por los dos mil dólares, debido también a su inmenso valor histórico, cultural y biológico, y a su relativa escasez en comparación con otras razas.

Existe otra variedad con pelo. Los perros que nacen con pelo siguen siendo xoloitzcuintles puros, y al cruzar a éstos con uno sin pelo, también tienen crías sin pelo. En una camada pueden nacer cachorros de las dos variedades. Se le agrupa en tres tamaños: estándar, intermedio y miniatura. Las dos clasificaciones mayores se destacan como perros guardianes; el miniatura, como perro de compañía.

Origen

Este perro, natural de México, es una raza muy antigua, la cual tiene su origen, según algunos cálculos, hace más de tres mil años. En la mitología azteca se creía que los xoloitzcuintles acompañaban a las almas de los difuntos cuando viajaban al Mictlán, el inframundo, por lo que eran sacrificados y enterrados junto con los muertos a los que debían guiar. Hay leyendas que hablan de que Xolotl le dio el xoloitzcuintle como regalo al hombre, creándolo con una astilla del Hueso de la Vida, el hueso del que toda vida fue creada. Por ello era considerado sagrado por los aztecas, quienes manifestaron esta adoración en muchas representaciones esculturales y pictográficas.

Algunas culturas precolombinas adoptaron este perro, otras prefirieron consumir su carne como platillo. A pesar de que fue exhibido en las competiciones de belleza canina, en Estados Unidos desde 1883, y aceptado en las federaciones más respetadas, no logró gran aceptación popular. A mediados del siglo XX resurgió su popularidad en México, donde llegó ser admitido en muchas federaciones caninas mexicanas.

Características

Son buenos perros de compañía y guardianes del hogar, dependiendo del tamaño. A pesar de no tener una apariencia atractiva, el xolo es popular entre algunos por su inteligencia (es fácil de educar), su resistencia y su carácter amigable. Aparentemente, aquellas personas que aprecian al perro como compañero fiel son las que le han dado una nueva ola de popularidad en la actualidad. Suelen ser excelentes deportistas, buenos vigilantes y singularmente tranquilos con la gente.

La raza tiene un rango de peso de cuatro a 20 kilogramos. Su falta de pelaje causa una mayor pérdida de calor corporal, por lo que su cuerpo se ve obligado a mantener una temperatura de alrededor de unos 40 grados centígrados. Su apariencia es similar a la del Pharaoh Hound, con un cuerpo esbelto, ojos estirados, orejas triangulares y rectas y un largo cuello. En términos de pelaje, diferentes individuos pueden presentar diferentes grados de crecimiento de pelo.

Aunque la piel está expuesta a lesiones, las heridas y fisuras se curan rápidamente. Además, no necesita cuidados del pelaje, sólo en algunas ocasiones requieren una ducha caliente. Entre las ventajas de su falta de pelo están que no causan problemas a la personas con alergia al pelo canino (al contrario, se cree que ayuda a los problemas de alergia) y que las molestias frecuentes en otros perros, como pulgas y garrapatas, son eliminadas. Sin embargo, también es cierto que un ejemplar de la variedad del xoloitzcuintle con pelo es idéntico a un ejemplar desnudo salvo por el pelaje. No obstante, como éstos no han sido sujetos seleccionados, el pelaje puede presentarse en distintas longitudes. El pelaje más valorado es el corto y de colores sólidos en una amplia gama, con manchas blancas en pecho y dedos. Por otra parte, las orejas también marcan una diferencia, ya que la mayoría de los xolos con pelo tienden a no parar las orejas, a pesar de que sus hermanos desnudos sí lo hacen.

Distribución

Es importante señalar que los llamados “perros pelones” no sólo se han encontrado en México, sino también en ciertas islas del Caribe como Cuba, en Centroamérica y en países de Sudamérica como Perú, Uruguay y Argentina; asimismo, en Turquía, en el sur de la India, en Manchuria, en Filipinas, en el Congo y Etiopía.

Estado de conservación

Datos de la Federación Canófila Mexicana refieren que el xoloitzcuintle no está en peligro de extinción y que puede apreciarse en exposiciones y criaderos especializados en la reproducción de esta raza ciento por ciento mexicana.

Además hoy en día es posible verlos correr en los jardines del Museo Dolores Olmedo gracias a un programa de crianza que ha permitido la reproducción de estos nobles animales y en el que participó un grupo de artistas mexicanos.

Ligas
http://www.conexiondigital.org/xolos/
http://es.wikipedia.org/wiki/Xoloitzcuintle
http://www.artistas-americanos.com/mascotas/xoloitzcuintle.html

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO