Biodiversidad

Tohuí: a 40 años del nacimiento de un ser especial

El pasado 21 de julio de 2021, se conmemoró el 40 aniversario del nacimiento del primer oso panda en México, en el Zoológico de Chapultepec, y que marcó un capítulo importante de la relación bilateral entre México y China

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 23 de julio de 2021.— “Pequeño panda, aún no andas y ya queremos verte jugar, / con tu mamita que está orgullosa porque naciste en nuestra ciudad, / en nuestro bosque maravilloso donde yo gozo y soy muy feliz, / viendo a los niños y mucha gente que van de fiesta a Chapultepec…”

Citan las primeras líneas de la canción “Osito Panda” compuesta por Laura Gómez Llanos y que a finales del año 1981 catapultó a la fama a la cantante mexicana Yuri, pero que en su contenido, homenajeaba al primer oso panda mexicano, nacido en el Zoológico de Chapultepec de la Ciudad de México y que se convirtió en un capítulo importante en la relación bilateral entre México y China: Tohuí.

El 21 de julio 1981, miles de familias y cientos de medios de comunicación, abarrotaban el recinto zoológico de la Primera Sección del Bosque de Chapultepec porque estaba por suceder un acontecimiento mundial sin precedentes: el primer oso panda mexicano, nacido en cautiverio y fuera del territorio chino, nacería. Además de ser hembra.

Los preparativos para tal acontecimiento datan del año de 1975, cuando donados a México por el Gobierno de China, la pareja de osos panda, cuyos nombres eran Pe-pe y Ying-ying, fueron asilados en el Zoológico de Chapultepec para aparearse y así lograr la hazaña de que el país azteca tuviera un pandita “hecho en México”.

Tras el nacimiento, de inmediato, vino toda una ola de mercadotecnia y publicidad con la venta de suvenires, entre los que se incluían fotografías, pósteres, playeras y desde luego, peluches con la imagen de Tohuí que se vendían como pan caliente.

Para atraer a turistas de fuera del otrora Distrito Federal y de otros países, agencias de viajes organizaban tours que incluían la obligada parada al Zoológico Chapultepec para ver a la estrella.

Según relatos periodísticos de aquellos tiempos, Televisa y el ahora desaparecido periódico Novedades organizaron un concurso donde invitaban a los niños mexicanos a bautizar al nuevo habitante del Zoológico de Chapultepec, y fue así como un niño chihuahuense de nombre Parménides propuso el nombre Tohuí en alusión a que esa expresión se usaba para llamar a los niños de las comunidades tarahumaras. El jurado estuvo conformado, entre otras personalidades, por Mario Moreno “Cantinflas” y el entonces director del Zoológico de Chapultepec, Jean Schoch Beachler de origen suizo.

En 1985, aprovechando la fama de Tohuí, Carlos Amador, destacado productor de televisión, tuvo la idea de traer a México el largometraje animado japonés Las aventuras del osito panda (1975), que aunque no hacía referencia a la pandita mexicana, estuvo por casi un año en cartelera de las principales salas de cine de todo México.

El exitoso programa cómico de televisión La carabina de Ambrosio, que gozaba de un alto rating en aquellos tiempos, tuvo un sketch bautizado como “Los Pandas” que protagonizaban César Costa y Javier López “Chabelo” que consistía en una parodia humorística de un par de pandas encerrados mientras se hacían maldades y bromas mutuamente.

En sí, la euforia por la “Tohuimanía” duró hasta más de seis años con largas filas de gente en el Zoológico de Chapultepec que querían verlo, saludarlo y fotografiarlo, al grado que este lugar de preservación animal, puso guardias de seguridad específicamente para cuidar al osito panda.

Posterior a Tohuí, también de la unión de Pe-Pe y Ying-ying, nacieron en territorio mexicano Liang-liang, Xiu-Hua y Shuan-shuan. Para reproducir a Tohuí, mandaron traer a México a Chia-chia, un panda macho que habitaba en el Zoológico de Londres, Inglaterra, y de esa unión surgió Xin-xin.

El 16 de noviembre de 1993, Tohuí murió a los 12 años de edad a consecuencia de una leptospira (mal intestinal). Tras pasar por un proceso de incineración, desde entonces sus cenizas descansan en un área del Zoológico de Chapultepec donde hay un santuario dedicado a los pandas.

Y sí, ese lejano 1981 queda marcado en la historia de México por ser el año en que el entonces presidente José López Portillo gritó durante su informe presidencial aquella polémica frase de “Defenderé el peso como un perro”; cuando quien fuera secretario de Programación y Presupuesto, Miguel de la Madrid Hurtado, se anunciaba como el candidato a la presidencia de México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); cuando la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) validó la candidatura mexicana para organizar el Mundial de Futbol de 1986, y hasta cuando el grupo británico Queen, encabezado por Freddie Mercury, dio su única gira de conciertos en México visitando las ciudades de Monterrey, Nuevo León, y Puebla, Puebla. Pero nada como aquella osita panda que se ganó el corazón de un país entero y que hoy, 21 de julio de 2021, a 40 años de su nacimiento, sigue siendo querida y recordada por muchos: Tohuí.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO