Biodiversidad

Proyecto turístico sacrificará riqueza biológica de la isla El Mogote en BCS

Semarnat, el gobierno y el Congreso de Baja California Sur priorizaron la construcción de un megadesarrollo turístico en la ínsula El Mogote, rompeolas natural de 500 hectáreas que alberga plantas en riesgo de extinción, sobre la existencia de 21 zonas de vestigios arqueológicos, 100 hectáreas de manglares, alrededor de las cuales habitan comunidades de delfines, leones marinos, ballenas y tiburones ballena, que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

El proyecto Paraíso del Mar, a cargo de la empresa Desarrollos Punta La Paz, representará una inversión de mil 200 millones de dólares a aplicarse en 12 años y generará tres mil empleos. Consistirá en la construcción de dos mil residencias, dos mil condominios y dos mil cuartos de hotel, cifras que fueron modificadas por recomendaciones de especialistas, «para mantener el equilibrio», ya que la propuesta original con la que el empresario Luis Cano Hernández ganó la licitación consideraba la construcción de 12 mil unidades.

Paraíso del Mar representa un severo riesgo a la ecología, pero también al desarrollo urbano de La Paz, debido a que no existen planes de desarrollo que garanticen el crecimiento ordenado de la ciudad, los empleos por generarse no serán de calidad, se perderán actividades productivas propias de la región y se incrementarán la migración y la marginación, advirtió la organización Ciudadanos Preocupados.

En tanto, el secretario de Turismo de la entidad, Alberto Treviño, señaló que el desarrollo turístico y el económico no se pueden detener, por lo que el gobierno estatal opta por proyectos turísticos que ocasionan menor impacto ambiental.

El Mogote es un verdadero paraíso del que pronto quedarán sólo vestigios, ya que está por convertirse en un millonario y moderno desarrollo turístico en el que las casas o condominios tendrán un costo de 200 mil a 700 mil dólares en la etapa inicial.

Por lo pronto, de la transformación de El Mogote se puede esperar la desaparición de plantas como el garambullo y el ococel, especies marinas como el tiburón ballena, la afectación a colonias de ballenas del mar de Cortés, leones marinos, delfines, pargos, cabrillas y jaibas, que se crían de forma natural en los manglares.

El Mogote guarda entre esa mezcla de dunas, plantas desérticas y manglares 21 puntos en los que se han localizado vestigios arqueológicos, de gran importancia porque se trata de conchas, caracoles, puntas de flecha y rocas que son una importante fuente de información sobre esta tierra de la que fueron exterminados los indígenas con la llegada de los misioneros españoles.

«El desarrollo no se puede detener», advirtió Alberto Treviño, quien justificó que en la entidad se estén promoviendo proyectos turísticos como Paraíso del Mar o Balandra, de la familia Alemán, en los que el mayor atractivo son los recursos naturales.

Fuente: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO