Biodiversidad Ecosistemas

Plantas termoeléctricas afectan poblaciones de peces

Las plantas termoeléctricas en la zona costera que vierten agua muy caliente al mar han causado estrés en algunas poblaciones de peces, y mientras algunas especies se adaptaron, otras desaparecieron y otras nuevas colonizaron, reveló un estudio del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE)

plantastermoelectricasENSENADA, BAJA CALIFORNIA.— Las plantas termoeléctricas emplean el agua para enfriar sus reactores; esta agua a temperaturas altas se vierte al mar y conforme se aleja del origen se forman gradientes de temperatura. Con estos estudios se pudo conocer que los organismos tienen una zona de tolerancia y una de resistencia, en la zona de tolerancia se encuentran las temperaturas preferidas, que es en donde los organismos se encuentran con mayor frecuencia, indicó en un comunicado el CICESE.

Los científicos mencionaron que en los últimos 50 años la temperatura de la Tierra ha aumentado 0.7 grados Celsius; actualmente la temperatura promedio del planeta es de 17.5 grados y de continuar con la emisión de gases de invernadero a la atmósfera al ritmo actual, los pronósticos indican un aumento de 0.3 a 0.6 grados en un periodo de seis a nueve décadas.

Juan Carlos Herguera, investigador del Departamento de Ecología, dijo que los resultados de la investigación se obtienen a través de estudios del comportamiento termorregulador de la sardina, los cuales indican cómo se comportan los organismos en distintas temperaturas.

Los estudios de comportamiento termorregulador adquirieron mayor importancia cuando se establecieron las plantas termoeléctricas en la zona costera, ya que investigadores notaron que algunas especies se adaptaron, otras desaparecieron y otras especies nuevas colonizaron.

El calentamiento global también puede abordarse a partir de estudios sobre cultivo de peces y otros organismos marinos. Investigadores del Departamento de Acuicultura del CICESE están desarrollando los proyectos: “El comportamiento termorregulador de los organismos acuáticos: Una herramienta para predecir el efecto del cambio climático” y “La fisiología de pelágicos menores: Una herramienta para predecir el efecto del calentamiento” a cargo de los doctores Mónica Hernández y Benjamín Barón, respectivamente. En estos proyectos se trabaja con la sardina del Pacífico (Sardinops sagax caerulea) como una especie indicadora de variabilidad climática. La sardina es un organismo que se estresa con los cambios de temperatura.

Con base en los porcentajes de sobrevivencia y las respuestas indicadoras de estrés, la glucosa y el cortisol se encuentran en una concentración muy similar cuando el pez permanece en su temperatura óptima de 18 grados Celsius, contrastando esta respuesta con los parámetros sanguíneos de las sardinas expuestas a los termociclos en la fluctuación de verano, los valores de glucosa y cortisol aumentan.

En otras palabras, el cambio de temperatura del agua de mar tiene un efecto negativo en los peces.

Fuente: CICESE

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO