Biodiversidad Ecosistemas

Pesquería “fantasma” afecta a ecología marina

pesca_extraROMA.— Una gran cantidad de equipo de pesca perdido en el océano o abandonado por pescadores está lastimando el ambiente marino, impactando las reservas de peces por medio de la “pesca fantasma”, además de representar una amenaza para los barcos, señala un informe elaborado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

De acuerdo con el estudio, el problema del equipo de pesca abandonado, perdido o descartado de alguna manera (ALDFG, por sus siglas en inglés) está empeorando debido al incremento en la escala de las operaciones de pesca global y la introducción de equipo de alta duración fabricados con materiales sintéticos de gran durabilidad.

El informe estima que el equipo abandonado, perdido o descartado en los océanos constituye alrededor de 10 por ciento (640 mil toneladas) de los residuos marinos. El transporte marino mercante es el principal responsable en mar abierto, en tanto que en las áreas costeras los responsables predominantes están localizados en tierra.

La mayor parte del equipo de pesca no es descartado deliberadamente sino perdido en tormentas o fuertes corrientes o como resultado de “conflicto de equipo”, por ejemplo, pescando con redes en áreas donde hay trampas de fondo con las cuales pueden enredarse.

Los mayores impactos de equipo de pesca abandonado o perdido son:

•    Captura continuada de peces —conocida como “pesca fantasma”— y otros animales como tortugas, aves marinas y mamíferos marinos, los cuales son atrapados y mueren;

•    Alteraciones del ambiente del suelo marino; y

•    La creación de riesgos de navegación que pueden causar accidentes en el mar y dañar barcos.

Las redes de agallas y las trampas son las que probablemente realizarán más “pesca fantasma”, mientras que la pesca con palangre, con mucha probabilidad atrapará otros organismos marinos y las redes barredoras, más probablemente dañarán hábitats del fondo marino.

Pesca fantasma

pesca_extra02En el pasado, redes de arrastre mal operadas eran las culpables principales, pero una prohibición de su uso en muchas áreas en 1992 redujo su contribución a la pesca fantasma.

Hoy, las redes agalleras de fondo son más frecuentemente citadas como un problema. El borde inferior de estas redes es anclado al suelo marino y flotadores son colocados en su borde superior, con lo que se forma una pared vertical de red que puede medir de 600 a diez mil metros de largo. Si una red agallera es abandonada o perdida, puede continuar pescando sola por meses —y a veces años—matando peces en forma indiscriminada y otros animales.

Las trampas son otro importante responsable de la pesca fantasma. Se estima que 150 mil trampas de cangrejos colocadas en la Bahía de Chesapeake en Estados Unidos son perdidas cada año de un total estimado de 500 mil instaladas. Solamente en la Isla Guadalupe en el Caribe, alrededor de 20 mil trampas de las instaladas cada año se pierden en las temporadas de huracanes —un porcentaje de pérdida de un 50 por ciento—. Como las redes agalleras, estas trampas pueden continuar pescando solas por largos periodos de tiempo.

Soluciones

“La cantidad de equipo de pesca que queda en el ambiente marino seguirá acumulándose y los impactos en los ecosistemas marinos empeorarán si la comunidad internacional no toma medidas efectivas para solucionar el tema de los residuos marinos en su conjunto. Las estrategias para confrontar el problema deben abordarse en varios frentes, incluyendo prevención, mitigación y medidas curativas”, dijo Ichiro Nomura, subdirector general de Pesca y Acuicultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

También señaló que la FAO está trabajando estrechamente con la Organización Marítima Internacional (IMO, por sus siglas en inglés) en una revisión del Anexo V del Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los buques (Marpol) con respecto al equipo de pesca y las facilidades de recepción de las costas.

Achim Steiner, subsecretario de las Naciones Unidas y director ejecutivo del PNUMA, dijo: “Hay muchos ‘fantasmas’ en la maquinaria del ambiente marino, desde sobrepesca y acidificación ligada al efecto invernadero, al incremento en las ‘zonas muertas’ desoxigenadas como resultado de la escorrentía y contaminación proveniente de tierra firme. El equipo de pesca abandonado y perdido es parte de este conjunto de retos que deben ser urgente y colectivamente afrontados si la productividad de nuestros océanos y mares ha de ser mantenida para esta y futuras generaciones, y no menos, para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.”

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO