Biodiversidad

¿Los avispones gigantes son una amenaza para las abejas americanas?

Estas avispas atrapan a las abejas que son más pequeñas, les arrancan la cabeza con sus poderosas mandíbulas y usan su cuerpo para alimentar a sus crías

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 11 de mayo de 2020.— En algunas regiones de Japón estos insectos son considerados como un manjar debido a que son crujientes y al masticarlos provocan una sensación de calor y hormigueo en la boca, al tiempo que “potencia” el sabor de los licores.

Sin embargo, fuera de Japón pueden ser peligrosos para la biodiversidad, debido a que en su dieta está el consumo de abejas europeas. Estas avispas atrapan a las abejas que son más pequeñas, les arrancan la cabeza con sus poderosas mandíbulas y usan su cuerpo para alimentar a sus crías.

Recientemente se ha reportado la llegada de algunos enjambres de estos insectos (Vespas mandarinias) a la costa oeste de EEUU, por lo que se levantó la alerta entre apicultores y la comunidad científica, pues además de su letalidad es capaz de luchar contra presas del doble de su tamaño.

Estos insectos miden cinco centímetros de largo y poseen un aguijón de aproximadamente medio centímetro, además de una poderosa mandíbula, y en algunos casos pueden provocar daños a los humanos pues su picadura puede causar la muerte por falla renal.

Algunos científicos indicaron que estos insectos pudieron haber ingresado al continente por medio de barcos provenientes de China y Japón, y fueron descubiertos en el estado de Washington, EEUU, en diciembre de 2019, luego que varios apicultores denunciaron haber encontrado a sus abejas melíferas decapitadas.

Estos avispones son controladores biológicos, que aniquilan insectos como escarabajos, mariposas y algunas larvas. En términos generales, mantienen un equilibrio en los ecosistemas, pues atacan insectos que dañan las plantas, pero al llegar a países extraños, donde no hay un depredador natural se reproducen descontroladamente y provocan serios problemas, no solo a la biodiversidad, sino también a la economía, como es el caso de las abejas.

El avispón gigante asiático puede acabar con colmenas enteras, en donde habitan hasta 80 mil abejas, que de por sí han reducido su población a causa del cambio climático. “En 1960 había casi seis millones de colmenas, pero el año pasado se registraron solo dos millones”, de acuerdo con estimaciones del gobierno estadounidense, mientras que en Japón las abejas han desarrollado mecanismos evolutivos de defensa.

Entre los mecanismos de defensa que tienen las abejas en Japón está que, cuando la avispa se acerca a la colmena, las abejas realizan un llamado sonoro y químico para atacar al avispón, llegan unas 200 de esta especie, rodean al enemigo y hacen vibrar sus músculos torácicos para aumentar la temperatura y poder quemar el avispón.

Pero en América no existe este mecanismo porque las abejas no han tenido la necesidad de desarrollarlo y el hacerlo tomaría miles de años. Además, como EEUU es un país con fuertes inviernos todas las frutas se dan al mismo tiempo, por lo que en la primavera hay una gran cantidad de flores esperando a ser polinizadas y, si hay pocas abejas, no alcanzan a polinizar todo.

Las abejas polinizan dos tercios de lo que nos comemos y por ello son vitales para la seguridad alimentaria global.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO