Biodiversidad

La vida y los árboles en el Día Mundial del Árbol

La celebración de estos seres tan valiosos en el mundo se da el 28 de junio, pero debemos festejarlos y cuidarlos durante todo el año

Rosa Elena Gómez de la Torre*

Ciudad de México, 26 de junio de 2020.— Los árboles son los seres vivos más viejos, y han evolucionado por 500 millones de años y el 99 por ciento de ese tiempo no tuvieron que compartirlo con los humanos. Los problemas de los árboles empezaron cuando tuvieron que convivir con los humanos…

Lo árboles son vida, sin árboles no hay vida…

Desde el ápice, hasta las últimas ramas, es lo que forma la copa o follaje del árbol, las ramas tienen hojas y en esas hojas se transforma el dióxido de carbono (CO2) en azúcar, almidón o savia que es el alimento del árbol.

Apenas somos conscientes de que la vida en el planeta depende de un milagroso fenómeno: la fotosíntesis, durante la cual el árbol respira el CO2 que nosotros exhalamos y cuando el árbol exhala, nosotros respiramos el oxígeno que este expele. Es así como compartimos un destino común con el árbol.

Los árboles y las plantas, a través de la fotosíntesis, son los únicos seres vivos que tienen la extraordinaria capacidad de tomar el carbono que existe en la atmósfera, combinándolo con el agua y la luz proveniente del sol, para transformarlo en materia orgánica (celulosa, azúcares y almidones).

Este es el milagroso principio de toda la vida en nuestro planeta. Mediante una cadena de maravillosas reacciones se transforma lo inerte, lo químico, la luz, el dióxido de carbono en ¡vida!

Los árboles no toman su alimento del suelo, ni del agua, ni de la atmósfera. Los árboles, al igual que todos los seres verdes, elaboran sus propios alimentos. Es decir, son seres autótrofos, que pueden vivir solos, que no nos necesitan, pero nosotros no podemos vivir sin ellos.

En la copa o follaje del árbol, a través de la fotosíntesis, el árbol absorbe el CO2 y lo transforma en oxígeno, oxígeno que él respira como ser vivo que es, y que nosotros respiramos también. Nos da una agradable sombra que nos protege de los rayos solares, y también se protege él.

El alimento de los árboles se produce en la copa, en su follaje, en las hojas. De ahí la importancia que tiene la copa o follaje, por eso se debe mantener intacta su copa, no se debe podar, mucho menos mutilarla o desmocharla. Al quitarle sus hojas, al mutilarlo, al desmocharlo, le estamos haciendo un gran daño, ya no pueden producir su alimento, tampoco pueden producir oxígeno y los dejamos indefensos ante los rayos solares, y entonces empieza una lenta muerte por asfixia, de hambre y quemado por el sol.

Entre los muchos beneficios que nos dan los árboles, está la agradable sombra. Todos queremos una sombra para estacionar nuestro coche, pero nadie planta los árboles necesarios para tenerla.

La naturaleza hizo a los árboles grandiosos para que nos den todos sus beneficios, pero los seres humanos los queremos hacer miniárboles, bonsáis, hacer bolitas con su follaje, darles formas y lo único que hacemos es dañarlos, acortarles su expectativa de vida.

Al dejarles poco follaje al final de una rama mutilada, no podrán fotosintetizar lo suficiente para producir el oxígeno que ellos respiran y los carbohidratos o azúcares que son su alimento.

En las ciudades los árboles son muy importantes y necesarios. Son la manera más barata de cuidar nuestra salud. Nos dan sombra y nos protegen de la radiación solar, limpian el aire absorbiendo carbono, y partículas, bacterias y virus… facilitan la filtración de agua, recargando los mantos freáticos, regulan el clima, amortiguan los ruidos, construyen y retienen suelo evitando la erosión.

Son los grandes maestros del reciclaje, sus hojas no son basura, se reciclan donde hay tierra, nos molestan donde hay pavimento, así es que hay que barrer las hojas hacia la tierra y ahí realizarán su transformación para volver a ser suelo. Los árboles también proporcionan hábitat y alimento para muchas especies de vida silvestre.

No existe forma más barata ni más eficaz para el cuidado del ambiente y el embellecimiento de las ciudades que protegiendo los árboles, las plantas y su follaje.

Los árboles urbanos tienen una manera insustituible de realizar el trabajo de cuidarnos el agua, controlar la contaminación, limpiar el aire, aminorar el ruido y retener suelo, generando con ello mejores condiciones para la salud de los habitantes. Los árboles urbanos son garantía de calidad de vida para los habitantes de los pueblos y de las ciudades.

¿Qué pasa si perdemos los árboles?

¿Por qué hace tanto calor? ¿Por qué nos inundamos tanto? ¿Por qué no hay sombra? ¿Por qué tenemos una pésima calidad de aire?

Porque cada día hay más coches, más camiones, más peatones, más cemento, más pavimento y menos árboles y menos áreas verdes…

Los árboles urbanos disminuyen el impacto del efecto isla de calor urbana y reducen los cambios en los patrones climáticos. Los árboles también actúan como filtros de agua naturales y ayudan a reducir significativamente el movimiento de las aguas pluviales, lo que reduce el volumen total de escorrentía, la erosión del suelo y las inundaciones. El ruido urbano se reduce por los árboles que absorben las ondas sonoras.

Pero cada día hay menos árboles y menos áreas verdes, más pavimento, más cemento, más vehículos, más transporte público y de carga, más motos. Los árboles ya no aguantan más y tampoco pueden absorber tal cantidad de residuos provenientes de los combustibles fósiles, de hecho, en muchas ocasiones, sus troncos están negros de tanto CO2 que absorben.

Relaciones con la fauna, son hogar y alimento para la fauna citadina

¿Sabes cuantos árboles necesitamos para respirar?

Veintidós árboles, con su follaje completo, y sanos, para que produzcan su alimento suficiente y liberen el oxígeno que nosotros respiramos. Así deben ser los árboles, con su follaje, copa entera, para darnos sus múltiples beneficios. Por cierto, ¿tú ya plantaste los 22 que necesita cada uno de tus hijos y nietos para respirar? ¿Qué estás esperando? Empieza hoy, que mañana puede ser tarde. Es muy importante plantar el árbol adecuado en el lugar adecuado, árboles nativos, es decir, del lugar para conservar la biodiversidad. Si hoy empezamos a plantar los árboles adecuados, no tendremos problemas futuros con los árboles y, por lo tanto, no habrá que podarlos, mutilarlos o desmocharlos.

En realidad, los árboles no necesitan ser podados. Esta es una de las técnicas de la arboricultura dirigida a resolver un problema específico creado por el hombre y sus infraestructuras y consiste en eliminar ramas secas, enfermas o solamente reducir en su longitud ramas estorbosas de un árbol. Con el fin de ayudar a resolver situaciones problemáticas especialmente de seguridad. Sin afectar la salud y estructura del árbol.

Lamentablemente todos los días vemos cómo se mutilan, desmochan los árboles urbanos, como una práctica común de poda. Consiste en cortar sin ninguna técnica, mutilando y acortando su expectativa de vida. Los árboles que son desmochados están bajo un gran estrés y son más susceptibles a convertirse en árboles de riesgo por enfermedades y plagas. Además de perder su estructura original.

¿Qué es la arboricultura?

“La arboricultura es un arte y una ciencia, como arte requiere mucha práctica y como ciencia requiere mucha observación.”

“El inicio de la arboricultura es la curiosidad”

Alex Shigo, padre de la arboricultura

(8 de mayo 1930–6 de octubre 2006)

Para la coexistencia de los humanos y los árboles en un ambiente urbano, algunas veces se debe modificar la estructura de los árboles. La seguridad es la principal preocupación. La poda apropiada, conociendo la biología del árbol, puede mantener la buena salud y estructura del árbol, permitiendo la coexistencia del árbol urbano con los servicios de la ciudad.

La poda severa acorta la vida del árbol. Desmochar es todo lo contrario de podar.

La mayoría de los árboles urbanos son podados severamente, desmochados. Muchos de ellos mueren porque no soportan esta poda. Después de una poda severa, algunos rebrotan, pero el daño ya está hecho, el árbol está mutilado y con pocas expectativas de vida.

Los cortes de poda deben efectuarse teniendo un conocimiento previo de cómo responderá el árbol al corte. Podar sin un estudio previo causa daños que continuarán durante toda la vida del árbol, y lo convierten en un árbol de riesgo. Los cortes de poca calidad pueden crear un riesgo futuro o promover el crecimiento de brotes no deseados. Un árbol entero, no importa qué altura tenga, si no ha sido “tocado”, cortado, podado, mutilado o desmochado, es un árbol que no representa un riesgo.

En cambio, un árbol “tocado”, cortado, podado, mutilado o desmochado, es un árbol que representa riesgo, al poder caer las ramas rebrotadas de un desmoche, ya que estas están débilmente unidas al tronco y pueden caer con un viento fuerte. Además, si queríamos resolver un problema, ahora vamos a tener “muchos” problemas porque estas ramas se van más alto y siguen siendo ramas de riesgo.

Así deberían ser los lugares con árboles, agradables para disfrutar su sombra y su belleza, enteros con su copa sin desmochar, un lugar de reunión de los ciudadanos.

¿Es necesario encalar o pintar el tronco de los árboles?

El encalado del tronco de los árboles se realiza con el argumento de mejorar la visibilidad de los árboles para los automovilistas, principalmente cuando son de alineación. Otra razón es que con el encalado se protege al árbol del daño por hormigas, plagas y enfermedades, lo cual no es cierto, las hormigas siguen subiendo y las plagas o enfermedades entran a través de los cortes mal realizados. También se dice que es muy “estético”. El tronco de un árbol es estético, es bello, ¿por qué cubrirlo con cal o con pintura?

Y por estar pintados o encalados da la impresión de que los árboles están “bien cuidados”, cuando es todo lo contrario, se les está haciendo un daño y no es la manera en que debemos cuidarlos.

Entre los inconvenientes del encalado del tronco de los árboles tenemos:

La pintura no permite que el tronco respire por las lenticelas y la cal se lava con las lluvias, se disuelve y baja al suelo lixiviándose. El encalado conduce a que el árbol experimente una enfermedad que se llama “clorosis inducida por cal”, cuyos síntomas son el amarillamiento del follaje y la pérdida de la capacidad para realizar la fotosíntesis, el proceso de elaboración de su propio alimento. En pocas palabras, el encalado hace que el árbol muera de hambre.

Los árboles son seres vivos, son la mejor expresión de la naturaleza dentro de la ciudad; merecen todo nuestro respeto y atención, nos brindan gran cantidad de servicios ambientales. No deben ser pintarrajeados y empleados como señales de tránsito. Existen otros medios para enseñar al automovilista la ruta por donde debe transitar.

Los árboles son una maravilla biológica, llevan más tiempo que nosotros sobre la Tierra y están adaptados con una hermosa corteza en su tronco y ramas lo suficientemente gruesas y fuertes para mantenerse interiormente frescos y protegidos.

Calentamiento global, nuestras acciones tienen consecuencias

Contra el calentamiento global, la crisis climática y la crisis de salud, yo los invito a plantar árboles que son la mejor y más barata solución. Plantemos árboles para festejar todos los eventos de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por bodas y divorcios, es el mejor recuerdo que podemos tener de todos los eventos de nuestra vida.

Hagamos bosques urbanos, convirtamos los panteones en bosques. Recuperemos nuestras ciudades, arborizándolas, con árboles nativos para la conservación de la biodiversidad y para tener una mejor calidad de vida. Restauremos bosques y selvas con los árboles del lugar, recuperemos manglares y humedales.

La importancia de los árboles para el medio ambiente

Solo un árbol puede producir suficiente oxígeno para 18 personas, si bien varía mucho en función de especies y tamaños, y desde luego con su copa o follaje entero. Junto con el resto de las plantas, son responsables de una quinta parte del oxígeno del planeta.

Los árboles urbanos proporcionan un aire más limpio, más fresco: a cambio de dar oxígeno, los árboles absorben el dióxido de carbono producido por la combustión de combustibles fósiles. Los árboles eliminan o atrapan el polvo, la ceniza, el polen y el humo que dañan los pulmones, además de proporcionar sombra a las personas y conservar energía.

La calidad del aire es mejorada por los árboles. Los árboles brindan numerosos beneficios especialmente con la mitigación de la contaminación atmosférica en las áreas urbanas y un impacto positivo en la salud humana.

El calor es uno de los mayores impactos en la salud urbana, y los árboles, a través de la sombra y la transpiración, pueden reducir en gran medida las enfermedades y la incomodidad relacionadas con el calor. Los árboles pueden reducir el calor ambiental hasta en cinco grados o más, en comparación con las áreas expuestas al sol.

Cuando un hombre planta árboles a cuya sombra sabe que nunca habrá de sentarse, ha comenzado a entender el sentido de la vida…

Cuando enseña a sus hijos a plantar un árbol y a cuidarlo, está enseñando el valor de la vida y la importancia de los árboles. Y siempre recordarán tan valiosa enseñanza.

Plantemos árboles contra el calentamiento global, contra la crisis climática, contra la crisis de salud, es la mejor solución y la más barata. Recordemos que los árboles con su follaje, su copa, limpian el aire que respiramos y retienen partículas, basuras, bacterias y virus…

Planta el “árbol adecuado en el lugar adecuado”. Cuando escojas la especie a plantar, según el espacio que tengas, recuerda que los árboles crecen y necesitan espacio. No los pongas cerca de una barda, por lo menos a seis metros, o de infraestructuras que puedan dañar o dañarlos a ellos, como cisternas, fosas sépticas, albercas, aunque puedes hacerlo si recubres tus infraestructuras con plástico negro alrededor para evitar que las raíces buscadoras encuentren una fisura en la cisterna, por ejemplo, las infraestructuras se fisuran con los movimientos de tierra, y entonces estas pequeñas raíces entran y adentro se desarrollan y se convierten en un problema que desgraciadamente acaban resolviendo talando el árbol, cuando no es necesario. Con haber cortado las raíces y poner el plástico se solucionaba.

Si a partir de hoy empezamos a plantar bien los árboles, en el lugar adecuado, y de preferencia nativos, pocos problemas tendremos en el futuro con el arbolado urbano. Así es que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy y empieza a plantar los 22 árboles que necesita cada uno de tus hijos, nietos y bisnietos. También planta un árbol para festejar todos los eventos de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por bodas y divorcios, y así arborizaremos nuestras ciudades y pueblos para vivir mejor.

En los árboles tenemos tres, más bien cuatro plagas, que les están afectando: el muérdago, desde luego el ser humano, la ignorancia, los espectaculares y la más terrible: la corrupción…

La celebración de estos seres tan valiosos en el mundo se da el 28 de junio, pero debemos festejarlos y cuidarlos durante todo el año.

* Arborista certificada por la ISA MX-0298ª

www.isa-arbor.com/findArborist/findarborist.aspx)

Arboricultura Urbana y Paisaje S de RL de CV

roselen53@gmail.com

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO