Biodiversidad

La lista negra del hombre en la Tierra; animales que hemos extinguido

Esta es una recapitulación de algunos de los animales que la humanidad perdió para siempre y de las lecciones que podemos aprender de su extinción

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 6 de enero de 2020.— Las especies desaparecen del planeta con alarmante regularidad, sobre todo desde que el hombre se posesionó de la naturaleza y consideró que era su derecho utilizar todos los recursos disponibles para satisfacer sus necesidades.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), unas diez mil especies se pierden para siempre cada año. Sin embargo, es difícil estimar cifras absolutas. Principalmente porque no sabemos cuántas especies existen.

Estos son algunos de los animales que no pudieron adaptarse a la depredación irracional del hombre y han desaparecido para siempre del planeta:

  • Colobo rojo de Miss Waldron (Ghana y Costa de Marfil)
    El colobo rojo de Zanzíbar y el colobo rojo de Miss Waldron, son especies de monos que no han sido vistos desde, por lo menos, 1978 y se han considerado extintos desde el inicio del milenio. Tenían una llamativa crin roja y tamaño mediano.

El colobo rojo de Miss Waldron, que vivía en la frontera entre Ghana y Costa de Marfil, no tenía pulgares. Era una criatura gentil, acostumbrada a vivir en grandes grupos en lo alto de las copas de los árboles, y no pudo cambiar su forma de vida cuando el hombre comenzó a destruir su hábitat.

A medida que los bosques se redujeron de tamaño, los grupos de colobos rojos se volvieron demasiado pequeños, lo que condujo a una menor protección contra los depredadores y a la debilidad genética causada por la reproducción endogámica.

  • Delfín del río Yangtsé (China)
    También conocido como baiji, era uno de los mamíferos de agua dulce más antiguos, pero fue declarado extinto oficialmente en 2006, aun cuando tenía un sistema de ecolocalización altamente evolucionado, muy superior al delfín tradicional.

Estaba tan bien configurado que podía identificar la posición de peces individuales. Sin embargo no pudo competir con ríos llenos de barcos de pesca con motores y altas concentraciones de contaminantes en el agua.

  • Foca monje del Caribe (Isla Serranilla, entre Jamaica y Nicaragua)
    Era una especie nativa del Caribe y habitó el Golfo de México, la costa este de Centroamérica, así como las costas tropicales de Sudamérica.

Pero fue perseguida por el aceite que se puede extraer de su grasa, y la sobrepesca de sus fuentes de alimentos acabó con su población. Fue vista por última vez en 1952 en la isla Serranilla.

  1. Mejillón de Alabama (EEUU)
    Habitó los ríos del sureste de EEUU, hasta aproximadamente 2006. Filtraba el agua contaminada del río, pero los altos niveles de contaminación se hicieron insoportables para la especie. Aunque su desaparición sirvió para que la gente entendiera que estas fuentes de agua estaban invadidas de productos químicos peligrosos desechados por la industria y causando enfermedades fatales en la comunidad. Fue un sacrificio que de cualquier forma, no estaba justificado.
  2. Dodo (Mauricio)
    Se trata de un ave no voladora que se considera un símbolo de la extinción a causa de la actividad humana. Es la única especie desaparecida, aparte de los dinosaurios, que casi todos conocen.

Vivía en la isla de Mauricio, sin depredadores naturales. Cuando los humanos habitaron este lugar del océano Índico, llevaron animales como los perros y estos comenzaron a comerlos de manera sistemática. El último ejemplar desapareció a finales de 1700.

  • Vaca marina (Mar de Bering, entre Alaska y Rusia)
    El naturalista alemán George Steller naufragó en la isla de Bering, ubicada al noreste de Rusia muy cerca de Alaska, en 1741 y observó a esta maravillosa criatura, que posteriormente fue cazada hasta la extinción.

La vaca marina de Steller, pariente del manatí, podía medir hasta nueve metros de largo. Tenía una piel formidable y su alto contenido de grasa la hicieron sumamente preciada por los cazadores: aparentemente sabía a carne de res marinada en aceite de almendras.

También desapareció por la caza indiscriminada y los cambios en su entorno de alimentación. Se extinguió poco después de la desaparición del dodo.

  • Cuaga (Sudáfrica)
    La última cuaga murió en el zoológico de Artis de Ámsterdam en agosto de 1883. Era un extraño pariente del caballo: su parte frontal era rayada como la cebra y la parte inferior era color marrón como la de un caballo.

El equino fue cazado hasta la extinción por cazadores furtivos que apreciaban su aspecto extraño.

  • Alce irlandés (Irlanda)
    El alce irlandés era muy común en las islas británicas y muy parecido al alce común, pero de mayores dimensiones. Medía más de dos metros de altura y sus astas se extendían hasta los 3.65 m.

Se extinguió hace unos siete mil 700 años, posiblemente porque la presencia humana aumentaba, así como por los cambios climáticos.

  • Águila de cola blanca (Reino Unido)
    Pero también hay casos como el de esta especie que ya se creía extinta en el Reino Unido a inicios del siglo XX. Fue un ave cuya envergadura alcanzaba más de dos metros, cuya belleza provocó que fuera brutalmente cazada en Gran Bretaña durante años, incluso con la promoción del gobierno inglés.

Afortunadamente, algunas águilas de cola blanca se conservaban en otras partes de Europa y la especie pudo ser reintroducida en Reino Unido.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO