Biodiversidad Especies

La caza furtiva de rinocerontes preocupa a la ONU

lacazaLa caza furtiva de rinocerontes y el comercio ilegal de sus cuernos para usos medicinales es una de las actividades más graves a las que se enfrenta la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

John Sellar, experto de la CITES, que forma parte de llamado sistema de la ONU, concretó que alrededor de 200 rinocerontes fueron cazados ilegalmente en el último año en África Meridional a causa de sus valiosos cuernos.

Esta práctica es “una forma de crimen organizado que requiere importantes inversiones de dinero, por lo que no solamente está relacionada con la protección animal, sino también con abusos diplomáticos, y se ha convertido en un problema internacional”.

“Los casos detectados de contrabando de cuernos de rinocerontes de África a Asia demuestran que las redes criminales utilizan las últimas técnicas, la corrupción y el abuso de la inmunidad diplomática para perpetrar sus crímenes”, continuó.

Por ello, pese a que en la década 1990 hubo un aumento de la población de rinocerontes, el repunte de la caza furtiva y el comercio ilegal suponen ahora una seria amenaza para su supervivencia en algunos países. En una situación similar se encuentra el tigre, que “a pesar de los esfuerzos y de los millones de dólares gastados en proyectos de preservación, avanza inexorablemente hacia la extinción”.

Con una población total que no supera los cuatro mil ejemplares en el medio silvestre, la supervivencia del tigre está amenazada por la pérdida de su hábitat, la disminución de sus presas animales, la caza furtiva y el comercio ilegal. Aunque el comercio nacional de partes y derivados de tigre está prohibido en todo el mundo, este animal sigue siendo muy codiciado ya que “prácticamente cada pieza puede ser aprovechada para algo”.

Por otro lado, el experto de la CITES lamentó también el peligro en el que se encuentran los halcones, que vuelven a ser víctimas del comercio ilegal, después del descenso que este delito registró debido a la gripe aviar.

“Con la tala ilegal de árboles también se cogen huevos y crías de halcones de sus nidos. Éstos son vendidos ilegalmente en países donde este animal tiene una trascendencia histórica y cultural y donde pueden venderse a decenas de miles de dólares”, dijo Sellar.

El representante de la CITES recordó que los tigres, los rinocerontes o los halcones “son víctimas tanto de organizaciones criminales como de cazadores individuales que quieren contar una de estas especies en su colección”.

Fuente: EFE

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO