Inicia la temporada de tiburón ballena en Bahía de los Ángeles
Biodiversidad

Inicia la temporada de tiburón ballena en Bahía de los Ángeles, BC

El monitoreo de esta especie lo realiza la Conanp, en coordinación con el grupo comunitario PEJESAPO y prestadores de servicios turísticos

Teorema Ambiental/Redacción

Bahía de los Ángeles, BC, 8 de julio de 2020.— A partir de este lunes se presentó la llegada de cinco ejemplares de tiburón ballena (Rhincodon typus) a la Reserva de la Biosfera Bahía de los Ángeles Canales de Ballenas y de Salsipuedes en la costa suroriental del golfo de California. Por ello, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) decretó el inicio de la temporada de avistamiento de esta especie, que se prolongará hasta el mes de diciembre.

El monitoreo de este gigantesco pez está a cargo del grupo comunitario PEJESAPO y prestadores de servicios turísticos, quienes durante más de diez años han brindado información valiosa sobre la población que arriba a las costas del golfo de California como la medición de los ejemplares, foto identificación, conteo y en algunos años han marcado con rastreadores satelitales a algunos ejemplares para conocer sus rutas migratorias.

Con esta labor, se ha determinado que la Bahía de los Ángeles cuenta con la agregación más numerosa del Pacífico Nororiental, por lo que este lugar ha sido bautizado como la Casa del Tiburón Ballena.

Durante esta temporada, se pueden observar grandes agrupaciones del pez más grande del planeta, que atraen a turistas de todo el mundo quienes pueden nadar a su lado, en una actividad ecoturística que beneficia a distintos sectores dedicados al turismo, con una gran derrama económica en Bahía de los Ángeles, Baja California.

El tiburón ballena mide aproximadamente 12 metros de longitud y se han encontrado ejemplares de hasta 21 toneladas. Su vientre es totalmente blanco, mientras que su dorso es de un color grisáceo, más oscuro que la mayoría de los tiburones, con multitud de lunares y líneas horizontales y verticales de color blanco o amarillento, de tal forma que se asemeja a un tablero de ajedrez.

Su boca puede llegar a medir 1.5 metros de ancho, y se alimenta principalmente de fitoplancton, necton, macroalgas, kril, y en ocasiones de crustáceos, como larvas de cangrejo, calamares, y bancos de peces pequeños, tales como las anchoas, sardinas, caballa y atún.

Esta especie se encuentra catalogada internacionalmente como vulnerable de acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés). En el ámbito nacional, la especie está incluida en la NOM-059-SEMARNAT-2010 (DOF, 2010) como especie amenazada.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO