Especies

Hallan a la pareja de una desesperada rana en extinción

Solo quedan unos 10 ejemplares de este anfibio acuático, endémico de Bolivia. Solo quedaban dos hembras

Teorema Ambiental/Redacción

La rana Romeo de Bolivia, declarada extinta en vida silvestre, pues se calcula que quedan menos de diez ejemplares con vida en el mundo, podría tener una última desesperada opción de sobrevivir.

Una expedición de especialistas del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny y la organización Global Wildlife Conservation (GWC) encontró una hembra de esta especie y cuatro ejemplares más, tres machos y una hembra juvenil de la especie de rana acuática de Sehuencas (Telmatobius yuracare) en una reserva ubicada en el centro del país.

De manera chusca, la hembra fue bautizada como Julieta. “Fue encontrada en una expedición en bosques nublados de Bolivia”, dijo contenta Teresa Camacho, jefa del departamento de Herpetología del museo.

En ese mismo sitio fue encontrado hace una década su Romeo, un macho de esta especie que tiene una esperanza de vida de 15 años. Se pensaba que era el último de su especie, por lo que estaría condenado a la extinción al morir.

La hembra y sus compañeros fueron colocados en cuarentena en el Centro K’ayra del museo para que puedan aclimatarse a un entorno que replique las condiciones de la naturaleza y también reciben tratamiento contra la “quitridiomicosis”, una infección causada por un hongo, que suele atacar a estos anfibios.

La prioridad será tenerla sana y disponible lo más pronto posible para que pueda reproducirse con Romeo, un macho con longitud de 62 milímetros de color marrón con manchas oscuras, mientras que la hembra tiene 55 mm y es un poco más oscura.

rana-bolivia01

“Para reproducir las condiciones en la naturaleza, hemos estado tomando datos de temperatura y calidad de agua de los arroyos muestreados para reproducirlos en los ambientes de cría”, explicó la especialista.

Si la reproducción por medios naturales no se logra, los especialistas están evaluando otras alternativas, como recurrir a la tecnología y al apareamiento de los otros ejemplares.

Global Wildlife Conservation anunció que “también trabajarán con un laboratorio en la Universidad Macquarie en Sídney, Australia, en la recolección y congelación de esperma de Romeo y gametos (huevos y esperma) de otras ranas para probar la fertilización in vitro”.

La falta de una hembra motivó que en la misma fecha hace un año se realizara una campaña para recaudar fondos que financiaran expediciones en búsqueda de una pareja.

Camacho explicó que con los fondos se planificaron desde noviembre pasado ocho salidas de campo de seis días cada una. Hasta ahora se realizaron cuatro expediciones de ellas.

La rana de Sehuencas es totalmente acuática y su especie fue una vez abundante en el fondo de pequeños arroyos o ríos, y en pozas en los bosques de Bolivia. El cambio climático, la destrucción del hábitat, la contaminación, el patógeno quitridio, que es mortal en estas especies, y la introducción de truchas invasoras han provocado una disminución abrupta de especies de ranas acuáticas en Bolivia, Ecuador y Perú.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO