rino-invitro
Especies

Embriones in vitro, otra esperanza para el rinoceronte blanco del norte

Un proceso de procreación asistida inédito es el primer esfuerzo para rescatar a esta subespecie ya extinta

Teorema Ambiental/Redacción

La ciencia ha dado un primer paso hacia la supervivencia del rinoceronte blanco del norte, una subespecie extinta: crear embriones in vitro. Sudán, el último macho de rinoceronte blanco del norte, falleció en marzo a los 45 años en la reserva keniana de Ol Pejeta. Su hija y su nieta, Najin y Fatu, se convirtieron así en los últimos ejemplares vivos de esta subespecie originaria de África Central, agotada por la caza furtiva.

“Es la primera etapa esencial para salvar esta subespecie”, explicó un equipo internacional de investigadores en la revista Nature Communications. Los expertos recolectaron en zoológicos europeos más de 80 ovocitos de hembras de rinocerontes blancos del sur, de los que quedan unos 20 mil ejemplares salvajes en el sur de África.

Los óvulos fueron fecundados in vitro, algunos con esperma congelado de rinocerontes blancos del norte y otros con esperma de su primo del sur en los laboratorios de la sociedad italiana Avantea.

El resultado es la formación de siete embriones, de los cuales tres, uno sur-sur y dos sur-norte, fueron congelados. Este es solo el principio para lograr el nacimiento del primer rinoceronte blanco del norte “puro” en un plazo de “tres años”, explicó Thomas Hildebrandt, del Instituto Leibniz de investigación zoológica y animal de Berlín.

Para ello, los expertos esperan recolectar ovocitos de Najin y Fatu, nacidas en 1989 y 2000, respectivamente, en el zoológico checo de Dvur Kralove. “Esperamos hacerlo de aquí a fin de año”, dijo Jan Stejskal, un responsable de este zoológico, quien trató en vano una inseminación artificial antes de enviarlas a Kenia con la esperanza fallida de una reproducción natural.

rino-invitro01

Los científicos crearon los embriones híbridos en vez de extraer directamente los ovocitos de las dos hembras porque esta intervención requiere la autorización de las autoridades kenianas. Además, tuvieron que inventar una técnica y un utensilio de dos metros de largo para extraer los ovocitos.

“Teniendo en cuenta los 16 meses de embarazo, tenemos poco más de un año para lograr una implantación” en una madre portadora de rinoceronte blanco del sur, puesto que ni Najin ni Fatu podrían tener la gestación, detalló Hildebrant.

El especialista subrayó que las dos hembras son las únicas capaces de “enseñar la vida social a un rinoceronte blanco del norte” por lo que espera que el pequeño pueda crecer con ellas.

En el caso de que no puedan retirarse los ovocitos de Najin ni Fatu, también se llevan a cabo otros experimentos para tratar de producir gametos de rinocerontes blancos del norte gracias a células madre pluripotentes inducidas, que tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula.

“Sin embargo aún es mínima la probabilidad de restaurar una población viable de rinocerontes blancos del norte“, comentaron los científicos del centro de investigación del zoológico de Cincinnati, quienes no participaron en el estudio.

“Ya nos han criticado por gastar el dinero de esta manera”, dijo Jan Stejskal. Pero, para este experto, la lucha debe llevarse a cabo en todos los frentes: “conservación sobre el terreno, lucha contra la demanda (de cuernos) en Asia y apoyo a la ciencia”.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO