ahuehuete-xochi
Especies

Ahuehuete centenario de Xochimilco, a punto de morir

Vecinos denunciaron omisiones por parte de la delegación, para rehabilitar y conservar el árbol

Teorema Ambiental/Redacción

Según datos históricos, este árbol fue plantado por Cuauhtémoc, último emperador mexica, en agradecimiento a los xochimilcas por haber defendido Tenochtitlán. Se trata de un ahuehuete bautizado por los vecinos como “El Sabino de San Juan”.

Sin embargo, este árbol actualmente se encuentra en riesgo de morir, luego que el sábado pasado perdiera uno de los tres troncos que lo conforman, a causa de los fuertes vientos ocurridos en la zona, de acuerdo con un reporte de la delegación Xochimilco.

Vecinos del barrio de San Juan, lugar donde se encuentra el árbol, acusaron de negligencia y dilación para proteger este árbol, por parte del gobierno de Avelino Méndez.

Joel Tovar Velasco, biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM y fundador de la organización “Xochimilco Más Verde”, señaló que en los últimos años el ahuehuete presentaba algunas inclinaciones y aparentes fracturas en la parte media. “La rama que se desprendió presentaba algún deterioro en su corteza”, explicó el experto.

Debido a la inclinación del ahuehuete, el actual gobierno delegacional estableció un convenio de colaboración con la Universidad Autónoma Chapingo para iniciar su rehabilitación. Sin embargo desde 2017 la universidad comenzó a implementar las medidas de recuperación y mantenimiento del sabino.

ahuehuete-xochi01

“Removieron tierra y maleza del alrededor del árbol. Le quitaron plantas, plántulas, incluso otros ahuehuetes pequeños. Solo dejaron dos o tres más. Nutrieron el suelo y lo abonaron. A un lado del sabino había una llave de agua que mantenía la humedad en el suelo. Los ahuehuetes son árboles de vegetación lacustre, están habituados y requieren de una gran cantidad de agua. Pues se le quitó ese riego permanente que tenía.”

“Después del sismo de 1985, los vecinos se percataron que la inclinación del árbol se agudizaba y se organizaron para ponerle un anillo de acero que contuviera y rodeara a los troncos para que se mantuvieran unidos”, explicaron los vecinos.

Sin embargo, durante la intervención de 2017 se retiró el anillo y no fue sustituido. La idea, que formaba parte del proyecto de recuperación, era construir una estructura adecuada que sirviera de soporte y apuntalamiento a la rama más inclinada del árbol. Incluso esa recomendación y obra fue señalada como urgente por parte de los especialistas de Chapingo.

“Lamentablemente, la delegación manifestó al Comité Ciudadano no tener recursos para continuar con el proyecto y la universidad dejó una serie de acciones pendientes y dijo que eran urgentes de hacer. Las autoridades delegacionales le decían al Comité Vecinal que no había presupuesto y ahí están las consecuencias”, añadió el experto.

Daños irreparables

Históricamente se ha pensado que pueden ser dos huehuetes que crecieron juntos. Sin embargo, cayó una de las tres estructuras que lo conforman, la que estaba menos inclinada.

“Cayó sobre la calle y dañó el redondel que lo protege. Personal de Protección Civil dijo que había un riesgo para los vecinos que viven muy cerca del ahuehuete, y que por sugerencia deberían de desalojar unos días. Hay vecinos que siguen en sus viviendas”, agregó el Comité Vecinal.

“Según mi experiencia, cualquier trabajo que se le haga es muy delicado, tiene que ser hecho por profesionales y con mucho cuidado, porque la rama que se cayó sigue actuando como contrapeso. Está doblada sobre el árbol y lo sigue deteniendo, son cientos de toneladas de madera”, indicó Tovar Velasco.

El riesgo que pudiera tener el árbol, añadió, es que sea necesario derribarlo. Por eso los vecinos insisten en que haya un peritaje muy serio con especialistas.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO