Biodiversidad

En sólo 20 años perecieron 95% de las tortugas laúd

Desde al año 2000 la tortuga laúd está clasificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en peligro crítico de extinción, ya que la población de esta especie en el Pacífico mexicano ha sufrido una merma de más de 90 por ciento en menos de dos décadas.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), señala que la población de tortugas laúd de Malasia, que llegó a ser la más numerosa del mundo, está a punto de desaparecer.

A pesar de los esfuerzos de protección, en El Playón de Mexiquillo, en Michoacán, una de las cuatro principales playas de anidación del Pacífico mexicano, la reducción de ejemplares es evidente.

De mil hembras que anidaban en los años ochenta, en más de una década el número se redujo 95 por ciento. Según información proporcionada por Laura Sarti, coordinadora del Proyecto Laúd de la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aunque la temporada de anidación del quelonio se inicia en octubre y concluye en abril, hasta el 26 de noviembre únicamente habían llegado a desovar 12 tortugas.

Hasta el 28 de noviembre, en playa Tierra Colorada, Guerrero, sólo había 20 nidos reportados, 27 en playa Cahuitán, situada en los límites entre Guerrero y Oaxaca, y siete en Barra de la Cruz, a 30 minutos de Bahías de Huatulco, Oaxaca.

De acuerdo con Laura Sarti, quien por más de 20 años se ha dedicado al estudio y conservación de las poblaciones de este gigante marino, las principales causas de la acelerada desaparición de ejemplares son “el saqueo de huevos y la matanza de hembras en las playas de anidación, su captura incidental al quedar enganchadas en anzuelos y líneas de barcos palangreros o atrapadas en redes agalleras o de deriva que utilizan pescadores para capturar peces a lo largo de todo el litoral del Pacífico, así como su captura para la venta de carne o para usarla como carnada en la pesquería artesanal de tiburón”.

La población de tortugas laúd del Pacífico mexicano fue considerada durante mucho tiempo la más grande del mundo. En 1980 se calculaba que en la zona estaba concentrado 65 por ciento de la población, mundial con alrededor de 75 mil hembras. Hoy la realidad es totalmente distinta.

Hasta el 18 de diciembre a las playas de Barra de la Cruz habían llegado a depositar sus huevos 31 hembras, dato ligeramente alentador, pues en 2004 arribaron en toda la temporada 27 ejemplares.

Además de las cuatro playas mencionadas, existen otras de anidación ocasional, o rara, como Agua Blanca y Los Cabos, en Baja California Sur; Playa Ventura, en Guerrero, y La Tuza, San Juan Chacahua y Cerro Hermoso, en Oaxaca.

Sarti calcula que en tres años han llegado aproximadamente 300 ejemplares adultos a las playas del Pacífico mexicano, “en el supuesto de que por cada hembra exista un macho”, porque la población juvenil ni siquiera se acerca a las costas mexicanas, y por ser una especie marina de larga migración se alimenta en las costas de Chile, Perú y Ecuador.

Fuente: La Jornada

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO