Biodiversidad

En 50 años desapareció el 68 % de la fauna salvaje: WWF

El documento señala también el riesgo de futuras pandemias provocadas por un aumento en la presencia del hombre en lugares donde hay diferentes especies de animales salvajes

Teorema Ambiental/Redacción

Gland, Suiza, 24 de septiembre de 2020.— El mundo perdió el 68 por ciento de los animales vertebrados que lo habitaban entre 1970 y 2016, principalmente en las zonas tropicales de Centro y Sudamérica, donde se reporta una disminución de hasta 94 por ciento de especies, informó el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Además, la actividad humana degradó tres cuartas partes de las tierras y el 40 por ciento de los océanos, particularmente por la deforestación y la expansión agrícola, de acuerdo con el Índice Planeta Vivo publicado este jueves, un documento realizado de manera bianual por WWF y la Zoological Society de Londres.

El documento señala también el riesgo de futuras pandemias provocadas por un aumento en la presencia del hombre en lugares donde hay diferentes especies de animales salvajes.

“Durante 30 años, hemos estado siguiendo esta caída (de la biodiversidad), que se acelera. Seguimos yendo en la dirección equivocada”, dijo el director general de WWF, Marco Lambertini. “En estos niveles de desaparición de biodiversidad se ve un tiempo sumamente acelerado respecto a los millones de años que llevan viviendo muchas especies en el planeta”, agregó.

La principal causa de esta pérdida de biodiversidad es la modificación de las tierras: cuando la industria convierte los bosques en granjas o explotaciones agrícolas, destruyendo el hábitat de los animales salvajes, así como la presencia de especies invasivas y la contaminación.

Con ello, un tercio de la superficie terrestre y tres cuartas partes de los recursos de agua dulce se utilizan para producir alimentos. Mientras que en los océanos, el 75 por ciento de las reservas de peces también están sobreexplotadas.

El estudio refiere que esta problemática se agudiza en determinadas regiones, mientras que en Latinoamérica la pérdida es del 94 por ciento, especialmente para los anfibios, reptiles y peces. La enfermedad es el principal peligro para los anfibios. Por ejemplo, en Panamá está el hongo que provoca la quitridiomicosis, una enfermedad infecciosa que causó una mortalidad masiva que ha provocado la desaparición de 30 especies.

La investigación sostiene que reducir el derroche alimentario y favorecer dietas más sanas y más favorables ayudará a aplanar la curva de esta degradación de la naturaleza, mientras que un esfuerzo radical de conservación, ayudaría a recuperar las áreas degradadas.

“El ritmo de recuperación es generalmente mucho más lento que las pérdidas”, indicó David Leclere, autor investigador en el International Institute of Applied System Analysis, de Austria. “Si nos demoramos, habrá más pérdidas y se tardará décadas en recuperarlas, algunas serán irreversibles, como las extinciones, por ejemplo.”

Además, mencionó que las sociedades están cada vez más sensibilizadas sobre el vínculo entre el estado del planeta y la salud humana. “Antes, la gente estaba triste por la degradación de la naturaleza, ahora empieza a preocuparse. Todavía tenemos el deber moral de coexistir con la vida en el planeta, pero ahora también se tienen en cuenta los impactos en nuestra sociedad, nuestra economía y desde luego, nuestra salud”, finalizó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO