Biodiversidad

El futuro de México descansa en el sureste

Tapachula y la frontera sur constituyen una de las regiones con mayor riqueza natural en el país. Ésta es una de las zonas que tiene más capacidad para generar pluralidad social y cultural.

Beatriz Paredes Rangel, candidata a la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo conocer la realidad de la agricultura tropical de México y de nuestro continente. En ese sentido, señaló que era increíble que aunque más de un tercio del territorio de México se encuentra en el Trópico Húmedo, no hayamos tenido la capacidad de generar una estrategia para la agricultura tropical.

Me parece absurdo que teniendo el potencial productivo en cultivos tropicales, no hayamos generado una estrategia de comercialización de redes de frío, de refrigeración, de grandes vehículos para transportar los productos perecederos del Trópico.

Dijo estar convencida de que Tapachula y el Soconusco pueden ser no sólo el granero sino el espacio de abastecimiento de todo el despegue de la economía regional en Centroamérica.

La ecología, prioritaria

En cuanto al tema ecológico, Paredes Rangel aseguró que las verdaderas discusiones sobre el tema ecológico se iniciaron en el sureste mexicano, concretamente en Veracruz. El tema del medio ambiente y de la necesidad de reestructurar el papel de la sociedad en relación con la naturaleza, tuvo como pioneros a los veracruzanos.

El lugar donde se empezaron a dar las discusiones de fondo sobre si deberíamos utilizar en México energías alternativas como la energía atómica u otras, y en qué condiciones de seguridad para proteger al entorno, fue en Veracruz.

También, en cuanto al análisis de reflexión en torno al uso de energía y sobre las posibles opciones en función del desarrollo tecnológico, Beatriz Paredes puntualizó que los veracruzanos fueron los pioneros.

El sitio donde se apostó sobre el uso de la biotecnología y sobre el desarrollo de la ciencia en cuestiones fundamentales, que pudieran encauzar el futuro de la humanidad, se ubicó en el centro de excelencia que se construyó en Coatepec, Veracruz.

Veracruz y Chiapas

Por todo lo anterior, para Beatriz Paredes, el sureste es fundamental para el futuro desarrollo del país. Por un lado, por las decisiones que se tomaron en Veracruz en materia ecológica, y por otro, porque el desarrollo de Chiapas, el desarrollo de la Costa y de Tapachula pueden ser el gran detonador del desarrollo del sur de México. Ése es nuestro desafío. Para trabajar por ese desarrollo, para reconocernos en la capacidad de transformación de los frutos tropicales, para ampliar los cultivos perennes en esta región, para encontrar una estrategia que evite que la frontera sur sea espacio de riesgo, espacio en donde se cometan violaciones a los derechos humanos o un refugio en donde gente indeseable se esconda, para eso debemos exigir al gobierno de la República una estrategia integral de desarrollo de la frontera sur que tenga como eje Tapachula.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO