Ecosistemas

Semarnat solicita abrir alerta ambiental en Presa Endhó en Tula

La dependencia federal implementará un programa de restauración ecológica que pondrá en marcha con el gobierno de Hidalgo

Teorema Ambiental/Redacción

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) federal solicitó declarar una emergencia ambiental en la presa Endhó, en la región de Tula, Hidalgo, por los altos índices de contaminación presentes en la zona y anunció un programa de restauración ecológica, debido a que las enfermedades y problemas de salud hacen el espacio inhabitable.

El titular de la dependencia federal, Víctor Manuel Toledo, informó en conferencia de prensa la implementación de tres acciones para sanear la zona, en coordinación con el gobierno del estado, autoridades municipales y organizaciones civiles. Los efectos de la contaminación en la zona han afectado a 175 mil personas, de las cuales cinco mil son indígenas hñähñu, en 135 poblados de varios municipios de la entidad.

Durante noviembre de 2018, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) declaró en la zona emergencia sanitaria, por lo que esta declaratoria de la Semarnat aumenta la atención y la entrega de fondos para atender el problema.

“Estoy seguro que será el primer acuerdo para declarar una región en estado de emergencia y esto va a seguir”, añadió Toledo Manzur.

Entre las acciones contempladas por la Semarnat, se creará una zona de restauración ecológica en la región Tula. Además, elaborará con la participación de las comunidades un programa estratégico de recuperación y saneamiento de la presa Endhó y su zona de influencia para atender el desequilibrio ecológico.

Se instalará una mesa técnica con la representación de las comunidades y del gobierno del estado para atender las demandas ya presentadas y que el Congreso de Hidalgo ha comprometido recursos en el presupuesto vigente, así como convocar a los actores involucrados en el impacto del medio ambiente a realizar un programa de acción conjunta y establecerá los mecanismos de coordinación con el gobierno del estado y autoridades municipales.

Finalmente, se invitará a universidades, centros de investigación y organizaciones de la sociedad civil que se encuentren en la zona y muestren un interés genuino en participar.

En la región Tula confluyen varias industrias, entre ellas la refinería Miguel Hidalgo, cuatro cementeras, tres caleras y la presa Endhó que recibe las aguas residuales de la Ciudad de México. Por lo que en el agua de pozos de las inmediaciones existen altos niveles de mercurio, arsénico, plomo, fenoles que generan enfermedades en las poblaciones ubicadas en las inmediaciones.

Además, hay altas concentraciones de contaminantes en la atmósfera. “Los registros nos muestran partículas, como sucede también en el Valle de México, de ozono y especialmente de bióxido de azufre”, dijo. De hecho, el 98 por ciento de la producción de bióxido de azufre de Hidalgo se encuentra en la región Tula, detalló.

“El resultado que tenemos es, efectivamente, innumerables enfermedades y problemas de salud que hacen de esta región prácticamente inhabitable en el sentido de una vida digna”, finalizó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO