Ecosistemas

Se derrumba la llegada de turistas a Cancún por sargazo

La arribazón de esta macroalga a las costas del Caribe mexicano afectará al menos 200 kilómetros de playa en la Riviera Maya, afectando destinos como Playa del Carmen, Tulum, Cozumel e Isla Mujeres

Teorema Ambiental/Redacción

Para este año, se estima una pérdida de hasta el 30 por ciento en la llegada de turistas a playas de la península de Yucatán, por la arribazón de sargazo, con un daño económico estimado en cinco mil 286 millones de pesos en 2018, informó la Comisión Presidencial para la Atención al Arribo del Sargazo en el Caribe Mexicano.

El impacto total de este fenómeno, provocado por el cambio climático y la acidificación de los océanos, afectará al menos 200 kilómetros de playa en la Riviera Maya, donde se encuentran los principales centros turísticos de Quintana Roo: Cancún, Playa del Carmen, Puerto Morelos, Tulum, Cozumel e Isla Mujeres.

Esto, pese a que durante el año pasado se recolectaron al menos 522 mil 226 toneladas de alga. Lo peor de todo es que, de acuerdo con una estimación realizada en enero por el Consejo Técnico Asesor Estatal sobre el sargazo, en este año se espera un arribo 300 por ciento mayor que el pasado, es decir, al menos un millón 566 mil 678 toneladas de alga.

En enero pasado se registró un retiro de al menos mil 500 hectáreas de sargazo, con una inversión federal, estatal y municipal de unos 332 millones de pesos, entre los meses de junio y diciembre.

De acuerdo con un informe realizado por las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría de Gobernación (Segob), se estima una inversión de 720 millones 553 mil pesos en el sistema de Alerta Temprana, que había propuesto como solución el consejo técnico contra el sargazo en marzo.

El plan contempla cuatro fases: monitorear el movimiento y trayectoria del sargazo mediante radares de alta frecuencia e imágenes satelitales, con un costo de 30 millones; seguida por una etapa de contención con barcos para captar unas mil 500 hectáreas diarias de sargazo en altamar y aguas someras, que costaría alrededor de 420 millones de pesos.

La tercera etapa consistirá en “barrer” las playas de los remanentes del alga con barredoras y rastrillos manuales. Además de construir seis celdas como destino final para el manejo y aprovechamiento del alga, con un costo de 235 millones 489 mil pesos. Finalmente, se haría un monitoreo constante de la calidad del agua marina y costera, además de uno atmosférico para verificar la buena calidad del aire, con un valor de 35 millones de pesos.

Los recursos para estos trabajos provendrían del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), del estado y de los gobiernos municipales.

Nueva fuente de empleo
Debido a las grandes cantidades de sargazo que deben ser retiradas de las playas, de alrededor de 200 mil toneladas al año en promedio, durante los últimos cuatro años, hoteleros de Cancún, han creado nuevos empleos para personas que se encarguen de remover el sargazo de las playas.

Desde 2015, cuando dicha alga comenzó a llegar masivamente a las costas, los empresarios turísticos empezaron a solicitar este tipo de personal mediante ofertas en los periódicos para cumplir una labor de ocho horas (a partir de las 06:00 horas) para hacer la remoción de manera manual con un rastrillo, y recolectarlo con ayuda de una malla para alejarlo del agua, por un pago de cinco mil pesos mensuales en promedio.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO