Ecosistemas

Sargazo provoca daños en hábitat de pulpos, tiburones y tortugas

La acumulación de esta alga marina se documentó desde los viajes de Colón, cuando se narró su cruce por el mar de los sargazos en el Atlántico Norte

Teorema Ambiental/Redacción

Pese a que en los últimos años el problema del sargazo en las costas de Quintana Roo se ha vuelto un problema ambiental con severos efectos económicos para los hoteleros de la región, el asunto tiene una dimensión mundial porque afecta las costas y la economía en más de 30 países de América y de África, así como algunos de Europa.

Pero además de las afectaciones al turismo, la sobremultiplicación de esta macroalga también perjudica el hábitat de ciertas especies de pulpos, tiburones y tortugas, aunque beneficia a diversos crustáceos, anguilas y otras especies marinas.

La acumulación de esta alga marina, de color marrón o café, que al descomponerse emite un olor fétido, similar al del huevo cocido, se documentó por primera vez desde los viajes de Cristóbal Colón, cuando este atravesó lo que llamó el “mar de los sargazos”, en el Atlántico Norte.

Sin embargo los científicos no han terminado de entender por qué el cambio climático aceleró su ciclo reproductivo hasta invadir los mares del mundo.

Entre estas teorías, se señala que factores como las aguas tibias del océano por el calentamiento global, el uso de fertilizantes que llegan al océano y la disminución de huracanes en el mundo que evitan su dispersión.

Otras hipótesis consideran que el sargazo se debe a la deforestación en la región amazónica, en Brasil, y hasta de regiones de África, porque suponen que el polvo del desierto provee los nutrientes suficientes para el incremento de la macroalga.

También se ha considerado que son desprendimientos del mar de los sargazos, que en realidad es una gran área del océano Atlántico, entre América del Norte, el Caribe y África noroccidental.

En realidad, el mar de los sargazos es la primera isla de basura conocida en la historia, porque además concentra en la actualidad diferentes tipos de plástico.

El sargazo generalmente crece adherido a las rocas cercanas a la costa, pero se ha adaptado a la vida en el mar abierto y ahora flota en las capas superiores del océano, debido a factores como las aguas tranquilas y su reproducción por fragmentación, ya que así es como se reproduce.

El sargazo duplica su tamaño cada 18 días, de acuerdo con un estudio de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados de México, por lo que se le están buscando usos como: la generación de energía eléctrica, la creación de durmientes para trenes, adobes, fertilizantes, entre otros.

Hay una conciencia general en torno de los efectos del problema del sargazo, pero hasta la fecha las medidas para su control son una especie de “paliativo” y no un remedio infalible, concluye Brigitta Ine van Tussenbroek, investigadora de la Unidad Académica Sistemas Arrecifales Puerto Morelos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO