Ecosistemas

Reportan severo daño ambiental en Garrapatas, Tamaulipas

Ha afectado a la fauna que habita la región sur del estado y podría dispersarse hacia el puerto de Altamira

Teorema Ambiental/Redacción

Una fuga de hidrocarburos ocurrida en el kilómetro 25 del oleoducto Madero-Cadereyta ha provocado un severo daño ambiental en el estero Garrapatas, pues ha afectado a la fauna que habita la región sur del estado de Tamaulipas, ya que podría dispersarse hacia el canal de navegación del puerto de Altamira.

Entre las especies afectadas en la región, se han encontrado cuerpos muertos de peces, flamencos, gaviotas y otras aves, así como tortugas y cocodrilos manchados de crudo pesado. La administración portuaria integral (API) de Altamira activó la alerta el pasado 17 de julio.

Por su parte, Petróleos Mexicanos (Pemex) reparó la fuga ese mismo día y aún trabaja en la recuperación del crudo, pero las obras podrían prolongarse otra semana, aun cuando en el lugar trabajan integrantes de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Marina Armada de México (Semar).

 

El derrame ya ha contaminado aguas de otras lagunas cercanas, debido a que el estero Garrapatas lo forman varias lagunas localizadas en una depresión. Todas ellas desembocan en la Laguna del Conejo y en las marismas, así como en el canal de navegación del puerto de Altamira.

 

Conforma la parte norte del cordón ecológico del puerto industrial de Altamira y capta aguas fluviales y desechos líquidos de los asentamientos localizados en medio de los pozos petroleros de las colonias Adolfo López Mateos, Martín A. Martínez, Lázaro Cárdenas y Emilio Portes Gil, entre otros.

 

Personal que trabaja en la zona ha señalado que no se tiene un estimado del volumen de combustible derramado.


 

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO