Ecosistemas

Piden recuperación ambiental de Chapultepec antes de obras culturales

Las 685 hectáreas que conforman este bosque tienen problemas particulares y otros que persisten como: árboles enfermos, plagas, especies invasoras y mal manejo de residuos

Teorema Ambiental/Redacción

Convertir el Bosque de Chapultepec en el complejo cultural más grande del mundo, no será un proyecto tan sencillo como lo ha planteado el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues requiere de una profunda restauración ecológica, sobre todo en la Tercera Sección, la cual tiene varios años en estado de abandono.

Fue el mismo López Obrador quien inició con las labores de recuperación de este pulmón, el más importante de la Ciudad de México y uno de los bosques urbanos más grandes del mundo, en 2004, cuando se rehabilitó la Primera Sección, la más importante en términos históricos y culturales.

Las 685 hectáreas que conforman este bosque tienen problemas particulares y otros que persisten como: árboles enfermos, plagas, especies invasoras y mal manejo de residuos. Sin embargo, es un espacio fundamental para los servicios ecosistémicos del poniente de la Ciudad de México, pues es una especie de corredor ecológico que conecta con la zona montañosa que se extiende hacia el Desierto de los Leones y La Marquesa, en el Estado de México.

Es una región crucial para la captura de carbono, amortiguamiento de ruido, limpieza de aire y recarga de los mantos acuíferos, explicó el doctor Pedro Eloy Mendoza, técnico académico del departamento de Ecología de la Restauración de la UNAM, en entrevista con El Universal.

Sin embargo, actualmente, el Fideicomiso Pro Bosque Chapultepec, a cargo de la administración de los recursos que se destinan para su mantenimiento, en la Tercera Sección hay un 25 por ciento de árboles en mal estado, de ellos, el 15 por ciento están muertos y deben ser talados.

“Los árboles enfrentan varias plagas como descortezador, conchuela y muérdago pero no son los únicos que necesitan saneamiento”, agrega y señala que el suelo también está altamente contaminado.

“No será nada fácil desarrollar un programa de sustitución de especies respecto al saneamiento del arbolado, debido a que habrá que estar muy bien respaldados por un proyecto de producción de especies nativas para poder satisfacer la demanda de recambio. Es un tema prioritario”, explica el investigador.

“No solo se trata de plantar árboles, si el suelo no tiene la capacidad de mantener estas especies simplemente estás desperdiciando dinero y esfuerzos. Se requiere de una restauración integral”, añade Leonardo Sastré, maestro en ciencias ambientales.

“Chapultepec se ha convertido en un resguardo para especies endémicas y fauna silvestre. Es una zona muy importante por la cantidad de especies críticamente amenazadas que aquí sobreviven”, comenta Juan Cruzado, maestro en ciencias por el Instituto de Ecología de la UNAM. Entre ellas se encuentran el cacomixtle y ajolote, en peligro de extinción, así como ranas mexicanas, tlacuaches y aves silvestres como el aguililla rojinegra y el halcón.

Sin embargo, también es un lugar en el que la gente acude para abandonar sus mascotas, perros o gatos, e incluso tortugas y patos.

Por ello, en la Tercera Sección hay jaurías de “perros salvajes” que depredan la fauna nativa y contagian enfermedades, mientras que los gatos atacan a las aves silvestres.

El proyecto integral, para incluir una cuarta sección, de acuerdo al mandato del presidente López Obrador requiere, en primer lugar, de una revisión histórica de los proyectos que se han efectuado en el intento de restaurar Chapultepec, para formar una base empírica y establecer prioridades.

También se debe analizar la comunicación con otras áreas verdes próximas, sobre todo en la zona de las Lomas de Chapultepec, y sus interacciones.

De acuerdo con Eloy Mendoza, “aún existe un gran potencial de recuperación y restauración ecológica, pero este proceso deberá estar acompañado de una educación ambiental. Si la sociedad no se incorpora y no se compromete, por más científicos interesados no va a ver ningún beneficio”, comenta.

Según la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, desde 2004 se han invertido más de mil millones de pesos para la rehabilitación de espacios de la Primera y Segunda Sección de Chapultepec (la Segunda Sección fue rehabilitada en 2015), por lo que la aspiración de López Obrador tendrá un costo elevado.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO