Ecosistemas

Perú pagará por la conservación de la Amazonia

perupagaraEl gobierno peruano pagará a las comunidades indígenas por su trabajo de conservación de la selva amazónica y como parte de un ambicioso programa que busca proteger 55 millones de hectáreas de bosques en el país, informó hoy a EFE el ministro del Ambiente, Antonio Brack.

Bajo el nombre de “Conservemos Juntos”, el proyecto, que ya fue aprobado por el Consejo de Ministros y que se implementará a partir de 2010, busca que los pobladores de la Amazonia reciban diez soles (3.3 dólares) por cada hectárea de selva que ayuden a conservar, cifra que podría aumentar si se cuenta con el apoyo de otros países.

“Si esto se aprueba a nivel internacional en la próxima 15 Cumbre del Cambio Climático en Copenhague se podría lograr un apoyo internacional para la conservación y podríamos hasta duplicar esta recompensa”, señaló el ministro.

Por el momento el gobierno de Alemania ya aportó cinco millones de euros (unos siete millones de dólares) para el programa, mientras que Japón concedió a Perú un crédito de 40 millones de dólares, lo que demuestra, según Brack, la importancia que para el resto del mundo tiene la conservación de la Amazonia peruana.

“Uno de los graves problemas con el calentamiento global es que la humanidad en los últimos 500 años ha destruido el 50 por ciento de los bosques del planeta y eso es gravísimo”, señaló el ministro del Ambiente, quien agregó que en Perú diez millones de hectáreas de bosques tropicales han sido destruidas.

“Hasta ahora el desarrollo consistía en talar o quemar bosques para crear cultivos o ganadería; pero esto ha dado un resultado mediocre porque de las diez millones de hectáreas intervenidas, ocho están improductivas. Es una vergüenza, y no lo podemos seguir haciendo”, añadió Brack.

Por ello, el objetivo del ministerio peruano del Ambiente, creado hace poco más de un año, es, según el propio ministro, “conservar estos bosques y al mismo tiempo ver cómo podemos a estas comunidades darles una renta con base en estos bosques que conservan”.

El programa del Ejecutivo peruano no se limita a compensar económicamente a las comunidades nativas, sino que también contempla otras acciones, como comisionar a 600 guardabosques indígenas para proteger las áreas u otorgar becas para que los nativos se capaciten en actividades como el ecoturismo o la apicultura.

“El día en que ese bosque valga más para la gente en pie porque produzca riqueza, no lo van a cortar”, resumió Brack, para quien este proceso consiste en “cambiar el sistema de desarrollo”.

El problema de la deforestación de la selva peruana es consecuencia, según el ministro, de las migraciones de agricultores pobres de la sierra que viajan hacia la Amazonia en busca de tierras, una colonización que ha sido fomentada en el pasado por el propio Estado peruano y que ha creado graves problemas.

“Cuando se acabó la madera, se quemaron los bosques y la tierra perdió su fertilidad, por lo que se comenzó a cultivar un arbusto que sí crecía: la hoja de coca”, argumentó Brack al señalar otro de los grandes problemas de Perú, segundo productor mundial de cocaína.

El ministro peruano agregó que el proyecto está siendo coordinado con organizaciones indígenas, con el objetivo de no repetir los errores que sirvieron de caldo de cultivo para las protestas que en junio degeneraron en enfrentamientos que dejaron 24 policías y diez civiles muertos.

Para Brack, sin embargo, la violencia en la selva ha tenido una repercusión positiva: que los habitantes de la capital, que en su opinión “viven en una burbuja, entiendan un poco más que tienen una selva con una población que debe tratarse de otra forma y no con el tradicional centralismo descuidado”.

Y es que los peruanos, según el ministro, deben estar conscientes de la responsabilidad internacional que tiene al ser el cuarto país del mundo en cantidad de bosques tropicales, lo que lo obliga a luchar por conservarlos.

“Perú puede contribuir enormemente al mundo en conservar biodiversidad, culturas nativas o manejar bosques, y estamos haciendo un reto grande para protegerlos, crear riqueza en ellos y no destruirlos”, finalizó.

Fuente: EFE

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO