Ecosistemas

Emergencia mundial por 17 días de incendio en el Amazonas

La opinión pública condenó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por su actitud hacia la tragedia ambiental que vive el pulmón más importante del mundo

Teorema Ambiental/Redacción

En lo que va del año, una cifra récord de incendios ha consumido la selva del Amazonas con 72 mil 843 eventos, informó el Centro de Investigación Espacial de Brasil (INPE), luego que creció la preocupación mundial por una seguidilla de casi tres semanas de fuego continuo en el pulmón más importante del mundo y la falta de interés del presidente Jair Bolsonaro ante la crisis ambiental que provocó un oscurecimiento repentino en la ciudad de Sao Paulo, apenas a las tres de la tarde de este martes.

El INPE alertó que poco más de la mitad de los incendios han ocurrido en el Amazonas y en cantidad hay un aumento de 83 por ciento más siniestros que el año pasado. La gravedad de la situación ha provocado que el fuego sea visible desde el espacio.

El 30.1 por ciento de los incendios (21 mil 942) se registró en el Cerrado, es decir, la sabana brasileña que rodea la Amazonia, y el 10.9 por ciento (siete mil 943) en el Bosque Atlántico, que corre por el litoral del país. El estado más afectado, con 13 mil 641 incendios, es el de Mato Grosso.

Por la emergencia, algunos estados como Amazonas y Acre, han declarado estado de e emergencia o alerta ambiental debido a que las partículas suspendidas emitidas por el fuego ha están afectando la salud de la población y entorpecen el tránsito aéreo, pues las ciudades se oscurecieron a plena tarde, como ocurrió en los estados de Mato Grosso do Sul y Paraná, así como Sao Paulo, la mayor ciudad del país.

De acuerdo con el INPE, los focos de incendio tan solo en la última semana han afectado 68 áreas protegidas donde también radican comunidades de indígenas. El Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes, en Mato Grosso, ya perdió el 12 por ciento de su vegetación, mientras que la Reserva Indígena Parque do Araguaia, en el estado de Tocantins, ha sido diezmada por el fuego.

La organización no gubernamental Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM), indicó que el aumento en los incendios se debe a la deforestación promovida por hacendados que buscan ampliar la frontera agrícola o de pastizales para alimentar a su ganado.

“Por ello, hay un 60 por ciento más de focos de incendio en el país, respecto a los últimos tres años y se relaciona con la deforestación y no con una sequía más fuerte como podría suponerse”, indicó la organización. “El fuego es normalmente usado (por colonos y hacendados) para limpiar el terreno después de la deforestación”, agregó el IPAM en su comunicado.

Además, señalaron que los incendios provocados han salido de control.

Esta situación ha despertado fuertes críticas a la falta de políticas ambientales del actual presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Mientras que países como Noruega y Alemania han suspendido el envío de recursos al Fondo Amazonia, dedicado a proteger la selva amazónica, cuando eran los principales patrocinadores de esta cruzada.

En respuesta, el presidente Bolsonaro insistió en la defensa de la soberanía en su país y envió un mensaje a la mandataria alemana, Ángela Merkel, para que usara estos fondos para “reforestar Alemania”, mientras que reprochó al gobierno de Noruega por seguir matando ballenas y “extraer petróleo del Polo Norte”.

La administración de Bolsonaro ha significado un giro radical en política ambiental en Brasil y ahora se empeña en la explotación de la selva tropical, la legalización de la minería en las reservas indígenas y la reducción de recursos para áreas protegidas.

“Solían llamarme Capitán Motosierra. Ahora soy Nerón, incendiando el Amazonas. Pero es la temporada de la queimada”, ironizó el mandatario.

Esta situación, además es el inicio de la temporada de secas en el hemisferio sur. Mientras que la conservación del Amazonas es crucial para lograr los objetivos de combate al calentamiento global.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO