Ecosistemas

Desierto Chihuahuense: el más grande en Norteamérica

Es la única ecorregión clasificada tanto por su importancia terrestre como acuática

desierto-chihuaCiudad de México.— El Desierto Chihuahuense es un territorio compartido por México y Estados Unidos que se extiende a lo largo de 630 mil kilómetros cuadrados y está delimitado por los dos sistemas montañosos más grandes de México: la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental. Incluye los estados mexicanos de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí y, en Estados Unidos, Arizona, Nuevo México y Texas.

En una aparente paradoja, es la única ecorregión clasificada tanto por su importancia terrestre como acuática. Sus lagos, manantiales, ríos y arroyos albergan una gran variedad de especies de agua dulce. Por sus condiciones climáticas y escasa precipitación, el agua representa aquí un recurso crucial. El Río Bravo, alimentado por los ríos Pecos y Conchos, entre otros de menor dimensión, es el corazón del único sistema mayor de ríos de la ecorregión. En Coahuila se encuentra Cuatrociénegas, en cuyas pozas, alimentadas por abundantes fuentes de aguas subterráneas, habitan peces e invertebrados de agua dulce que no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra.

En el Desierto Chihuahuense viven 350 de las mil 500 especies de cactáceas conocidas en el mundo. La rica diversidad nativa de esta región incluye 333 especies de aves, 23 especies de peces y 76 especies de reptiles y anfibios.

Entre los estados de Texas, Chihuahua y Coahuila, la región del Big Bend recibe su nombre del recodo formado por el río Grande/Río Bravo, que marca la frontera entre México y Estados Unidos y sirve como una fuente de agua y vegetación para la vida silvestre y las comunidades humanas.

El corazón del Big Bend está integrado por seis áreas bajo protección federal y estatal: Big Bend Ranch State Park, Big Bend National Park, Black Gap —en Estados Unidos— y las Áreas de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena, Ocampo y Maderas del Carmen —en México— que abarcan en conjunto un millón 327 mil 67 hectáreas. Este corredor ribereño cumple con una importante función ecológica al brindar un paso para aves y otras especies migratorias.

El río Conchos, principal afluente mexicano del Río Bravo, nace en las montañas de la Sierra Tarahumara, territorio ancestral de rarámuris, pimas, guarijíos y tepehuanos. Los municipios de la sierra se encuentran entre los más marginados del país, y sus habitantes (cerca de 270 mil) dependen principalmente de la agricultura y la ganadería de subsistencia y la venta de artesanías.

Fuente: WWF

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO