Ecosistemas

Científicos alertan acidificación de océanos

Los animales con caparazón y los corales y moluscos, los más expuestos

MADRID.— A finales del siglo XXI se alcanzarán niveles de acidez intolerables para muchos organismos marinos y se llegará a condiciones sin precedentes en los últimos 40 millones de años, según un estudio dirigido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Según el CSIC, las emisiones de dióxido de carbono (CO2), además de provocar el calentamiento global, alteran la química de las aguas del océano, de forma que cada vez son más ácidas y, por lo tanto, más peligrosas para los organismos marinos.

Carles Pelejero, director de la investigación, explica que el proceso de acidificación oceánica podría considerarse “el hermano malvado del calentamiento global”. La acidificación ocurre a medida que el CO2 emitido por las actividades humanas, derivado fundamentalmente de la quema de combustibles fósiles, se disuelve en los océanos. Es un proceso independiente del calentamiento global, aunque tiene el mismo origen.

Más de 30 por ciento de las emisiones de CO2 pasa directamente a los océanos, que se vuelven progresivamente más ácidos. La acidificación perjudica a muchas formas de vida marina. Puede interferir, por ejemplo, en la productividad del fitoplancton, que constituye una parte vital de las redes tróficas, de las que dependen los peces, crustáceos y otras especies, muchas de ellas de gran importancia para el ser humano.

Los científicos advierten de la necesidad “urgente” de reducir drásticamente las emisiones de CO2 ya que, según ellos, es muy probable que en cuestión de una o dos décadas, las latitudes más altas de los océanos Atlántico, Pacífico y Austral acaben siendo muy hostiles para los organismos que calcifican.

Fuente: Elmundo.es

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO