Biodiversidad

Conoce a la avispa godzilla, que se sumerge para atacar orugas

Su nombre científico es Microgaster godzilla, en referencia a este animal de ciencia ficción, por su agresividad

Teorema Ambiental/Redacción

Ontario, Canadá, 10 de noviembre de 2020.— Investigadores del Instituto de Biodiversidad de Ontario categorizaron una inusual especie de avispa japonesa, que es capaz de atacar a las orugas en las profundidades marítimas, por lo que fue comparada con el monstruo de ficción “Godzilla”.

La Microgaster godzilla es una rara avispa acuática, que equivale a un 0.1 por ciento dentro de la Colección Nacional Canadiense de Insectos, perteneciente a la subfamilia Microgastrinae.

De acuerdo con José Fernández-Triana, autor del estudio, este tipo de avispa es parasitoide, sus larvas se alimentan y crecen en el interior (endoparásitos) o en la superficie (ectoparásitos) del cuerpo de otro insecto, al cual terminarán por matar, después desarrollarse en él.

El investigador, junto con su equipo, describió que esta avispa tiene una gran destreza para sumergirse en el agua y rastrear a hospedadores potenciales para sus larvas. Registraron cómo esta avispa se zambulle durante varios segundos para atacar y sacar orugas, convirtiéndolas en anfitriones de sus huevos. La investigación se publicó en el Journal of Hymenoptera Research.

Se registró el momento en que la avispa camina sobre plantas flotantes en busca de hospedadores, en concreto de larvas de la especie de polilla Elophila turbata, ya que esta puede construir un tipo de caja portátil a partir de fragmentos de plantas acuáticas, en la que vive, muy próxima a la superficie del agua.

Una vez que la avispa detecta a la larva, se sumerge durante varios segundos bajo el agua, obliga a que las larvas salgan a la superficie, con una especie de garras “agrandadas y muy curvadas”, y rápidamente depositan sus huevos mediante su ovipositor, órgano donde Microgaster deposita sus huevos.

Esta especie fue llamada Godzilla porque, como sucede con este animal fantástico, la avispa emergió desde las profundidades del agua, bajo el argumento de que además de que cuentan con un comportamiento de parasitación parecido.

Fernández-Triana enfatizó que “por lo general, las descripciones taxonómicas de las avispas parasitoides se basan en especímenes muertos, con muy pocos detalles, a menudo ninguno, sobre su biología”, puntualizó.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO