Biodiversidad

¿Cómo es la vida en lo más profundo del océano?

Una expedición científica permitió conocer por primera vez cómo es la vida en uno de los lugares más recónditos del planeta

La primera exploración de la fosa oceánica de las Nuevas Hébridas, en el Pacífico, reveló que brótulas y crustáceos pululan a siete mil metros bajo el mar.

Los científicos utilizaron una sonda equipada con cámaras para filmar estas extrañas criaturas submarinas.

Según los investigadores, la ecología de esta fosa oceánica difiere de otras profundas regiones que han sido estudiadas.

“Estamos comenzando a comprender que lo que ocurre en una fosa no necesariamente representa lo que pasa en todas”, dijo Alan Jamieson, del Oceanlab de la Universidad de Aberdeen en el Reino Unido, quien llevó adelante la expedición junto al Instituto Nacional del Investigación Atmosférica y de Agua de Nueva Zelanda.

Fosas

Hay más de 30 profundas fosas oceánicas en todo el mundo, y la mayoría de estas estrechas fisuras del lecho marino están en el océano Pacífico.

Hasta esta expedición, las profundidades de la fosa de las Nuevas Hébridas, que se encuentra mil 500 kilómetros al norte de Nueva Zelanda, no había sido explorada.

En la profundidad…

Las imágenes captadas por los investigadores durante un viaje de 30 días a finales de 2013 muestran grandes brótulas grises, algunas de hasta un metro de largo, masticando la carnada que llevaba la sonda.

Estos peces se mezclan con langostinos rojos de gran tamaño que escarban el suelo arenoso a siete mil 200 metros de la superficie en sus puntos más profundos.

Los científicos también vieron peces de la familia Zoarcidae, conocidos como viruelas, anguilas branquias bajas y miles de crustáceos más pequeños, algunos de los cuales fueron recolectados y llevados a la superficie.

Ausencia

Sin embargo, los científicos observaron marcadas diferencias al comparar esta fosa con otras ya estudiadas, entre las que se incluye la fosa de Japón, la de Izu-Bonin y la de Kermadec, entre otras.

“Lo sorprendente es que había una ausencia completa de uno de los peces más comunes de las profundidades marinas que esperábamos encontrar. En cualquier otro lugar en el Pacífico, en las fosas que hemos estudiado, se ven muchos macrúridos o granaderos, que son parte destacada de las comunidades de las profundidades. Pero cuando fuimos a la fosa de las Nuevas Hébridas, no vimos ninguno”, contó Jamieson.

“Pero lo que vimos fue un pez llamado brótula. Estos peces aparecen en otros lugares pero en números muy, muy bajos. Sin embargo, en la fosa de las Nuevas Hébridas, éstos —y los langostinos— fueron todo lo que vimos.”

También notaron la ausencia del pez baboso, un pez pequeño y rosado que se ve habitualmente en las profundidades de otras fosas marinas.

Los investigadores creen que estas diferencias se deben a la calidad nutritiva de la región oceánica que está sobre las fosas.

Con información de BBC

Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO