Biodiversidad

Aplicación de servicios climáticos

Estamos en una nueva y excitante era de los servicios climáticos, en la cual la demanda de respuestas a las interrogantes básicas del clima para nuestra supervivencia en el planeta surge inexorablemente cada año, y en la que la capacidad tecnológica para afrontar esos cuestionamientos crece a pasos agigantados.

¿Qué efecto tiene el clima sobre los ecosistemas, la agricultura, el suministro de agua y las ciudades? ¿Cómo podemos producir más alimentos, energías más limpias, suministros hídricos más fiables y menos contaminación de aire? ¿Cómo será el clima en estaciones venideras? ¿Cómo varió el clima en el pasado y cómo lo hará en el futuro? Estas preguntas le brindan una oportunidad creciente a la ciencia de la meteorología; el reto consiste en ser capaces de identificar el tipo y la forma de presentar la información necesaria para aquellos que toman las decisiones, es decir, un universo que abarca desde los pequeños agricultores hasta los secretarios de Estado.

La naturaleza de los servicios climáticos varía de un país a otro pero, en general, todos requerirán de: 1) un análisis sencillo, predicciones, resúmenes y datos particulares, de acuerdo con el requerimiento de los diferentes grupos sociales; 2) el desarrollo del conocimiento climatológico, así como el análisis y la sintetización de los datos, incluyendo la compilación de tablas y mapas de datos históricos; además de informes de seguimiento del clima en un tiempo casi real, y 3) el mantenimiento y perfeccionamiento de las bases de datos climáticos. Estas tres acciones se llevan a cabo por los servicios meteorológicos e hidrológicos de cada país.

La aparición de los servicios climáticos modernos que abarca los últimos 30 años, ha sobrevenido como resultado de una amplia y radical evolución en el mundo, derivada del cambio global del clima; este último se ha transformado en la norma; algo que debe ser considerado usual, más que aberrante. Al analizar las tendencias principales de la sociedad y del medio ambiente, podemos agruparlas en cuatro grandes bloques, fuertemente interrelacionados entre sí y que subyacen en el núcleo de todo cambio: la población, el conocimiento, la tecnología y la capacidad de sostén del sistema.

De este modo, comprendemos y podemos desarrollar modelos de los procesos climáticos globales y, en ciertos casos, podemos predecir sus comportamientos futuros. Hoy se sabe mucho acerca del impacto del clima en las plantas, los ecosistemas y la agricultura, por ejemplo.

La tecnología también crece a un ritmo importante. La informática y las comunicaciones son ejes centrales en el desarrollo de la ciencia y dentro de los servicios del clima, no son la excepción.

La capacidad de sostén de la Tierra para satisfacer las necesidades de una población floreciente y para soportar un desarrollo económico sostenido se está restringiendo cada vez más. El clima desempeña diversos papeles en todo esto: a) es el testigo del medio ambiente del que se abusa y al que se cambia; b) es el factor controlador de los ecosistemas naturales y de los asentamientos humanos; c) es el causante de desastres naturales y de impactos dañinos y, por último, d) la fuente de agua renovable y de otras fuentes de energía.

Estos cuatro grandes apartados en los que interviene el clima, registran varias tendencias; una de ellas, es la de la mundialización, mediante la cual las comunicaciones, los viajes y el comercio internacionales crean, cada vez más, una escala mundial común de intereses en los bienes, los servicios, la cultura, el conocimiento y los datos entre otros.

La meteorología ha mantenido desde hace mucho, por necesidad, una perspectiva mundial con ayuda de sus imágenes satelitales, tanto de los continentes como de las siempre cambiantes formaciones nubosas que nos permiten conformar una percepción de nuestro hogar: el planeta Tierra. Así entonces, las redes, el intercambio mundial de datos meteorológicos, la modelización mundial del clima y los conocimientos y técnicas compartidas mundialmente son cruciales para la ciencia y los servicios climáticos.

En contraste con la globalización existe otra tendencia, a menor escala, que se vislumbra entre los usuarios independientes, con una amplia diversidad de necesidades. La creciente disponibilidad de conocimiento y de tecnología, faculta cada vez más al público no especializado para ser usuario de información, con el objeto de tomar decisiones y buscar soluciones en la medida de sus problemas. A la vez, los gobiernos tienden hacia un comercio menos regulado y hacia un mayor uso de los mercados para el suministro de los servicios. Los proveedores de servicios climáticos operan tanto en México como en otras partes del mundo, tanto de forma pública, como privada, como es caso de los aeropuertos.

Hasta hace pocos decenios se contemplaba al clima como algo esencialmente inamovible. Los climatólogos analizaban el clima y sus efectos prácticos, como algo estadísticamente estacionario y se centraban en obtener largas series de datos representativos para resumir las características e impactos de la variabilidad climática reflejada en los ciclos estacionales y sus extremos. Sin embargo, el mundo está cambiando rápidamente y, aunque la incertidumbre es grande, está claro que el volumen y la complejidad de la demanda de servicios climáticos, con una base científica no puede sino crecer; por lo que los proveedores de servicios climáticos se encuentran ante un interesante futuro.

Como consecuencia del cambio climático, las investigaciones han subrayado las alteraciones del clima y los impactos que éstas están teniendo sobre los ecosistemas y las poblaciones humanas, ello ha permitido llegar a las siguientes conclusiones:
• El clima no es estacionario sino que muestra variaciones naturales en escalas temporales decadales (diez años), seculares (100 años) o aún más largas.
• Los efectos de un cambio climático se notarían de manera inicial en una mayor variabilidad del clima, especialmente en extremos como sequías, inundaciones y olas de calor.
• Los cambios de la variabilidad constituyen un problema clave en los proyectos de modelización del clima.
• La comprensión de los impactos de un cambio futuro del clima requiere de un estudio previo de los impactos de la variabilidad existente.
• Una línea clave en la defensa contra los impactos del clima, es el suministro de servicios meteorológicos para hacer un seguimiento, además de predecir las variaciones y los impactos climáticos.

Posibles aplicaciones de la información meteorológica

a) Los grupos políticos y organismos públicos relacionados con el cambio climático, que reglamentan la gestión de recursos naturales, la protección medioambiental y las acciones durante las catástrofes naturales, utilizan los datos y análisis climatológicos para cumplir con los compromisos internacionales de un país. Tienen un importante papel en la definición de las condiciones climáticas, que una gestión con políticas de desarrollo sustentable debe afrontar, así como el seguimiento que generan las modificaciones en los usos del suelo y otros cambios en el medio ambiente. El apoyo y fomento del conocimiento del clima es esencial para el desarrollo de algunas energías renovables como la eólica y la solar, y también para la gestión de una infraestructura de protección civil ante las catástrofes ambientales particulares como inundaciones, olas de calor y sequías, entre otras.

b) Para los ingenieros, inversionistas, agricultores y otros grupos sociales, el clima es un factor clave en el diseño, desarrollo y acciones legales que deban tomarse. El uso de la información meteorológica es determinante en el diseño de edificios, conducciones de agua, drenajes y carreteras, entre otros; también resulta fundamental para la evaluación y gestión de riesgos y para las opciones de inversión en los diferentes tipos de cultivos, así como en la configuración asociada a las granjas. Por otro lado, se encuentra el desarrollo de complejos turísticos, puertos, plantas de energía y regadíos, entre otros. La información y predicción climática en tiempo real puede resultar determinante en la toma de decisiones, particularmente en uso de los recursos hídricos.

c) Los grupos de investigación dedicados al estudio de los procesos de la variabilidad climática asociada con el cambio global, requieren de bases de datos climáticos de alta calidad que son esenciales para dichos trabajos, así como para la colaboración en los acuerdos sobre el intercambio internacional de datos en los diversos comités de expertos coordinados por la Organización Meteorológica Mundial. Tales actividades generan también facilidades adicionales de acceso a extensas redes internacionales de investigación científica en el campo de la meteorología y la climatología.

Esto resulta determinante por los impactos que el clima tiene en los ecosistemas y en la economía productiva, ya que puede provocar variaciones en el Producto Interno Bruto de un país; así, la disponibilidad de una base de datos climáticos y la consecuente pericia en el análisis climático, que garantice la investigación a escala nacional, con un amplio espectro de aplicaciones científicas, están firmemente apoyadas en la calidad de los datos climatológicos brindados por los servicios meteorológicos de cada país.

Es importante señalar que aunque existen rasgos comunes en las peticiones de los datos brindados por los servicios meteorológicos, una característica clave de todas ellas es su carácter único, así como la necesidad de considerarla individualmente. Por ejemplo, un escolar pide información sencilla sobre ciclones tropicales para su tarea en la clase de ciencias; un oficial de policía requiere detalles de la precipitación en el lugar de un accidente de tráfico; un ingeniero pide datos para escoger los mejores meses para tender un cable submarino; un familiar busca consejo acerca de las posibilidades de lluvia durante el planeado día de boda; un periodista pregunta si el cambio climático está haciendo disminuir las capturas pesqueras por debajo de lo habitual; un funcionario de agricultura pide directrices sobre la precipitación estacional para predecir la producción nacional de grano afectado por la sequía y, en todos los casos, la información se necesita rápidamente, es decir, en unos cuantos días.

Cuando se apuesta por un proyecto de investigación aplicado, se requieren consultas más elaboradas. Por ejemplo, un fabricante de helados desea un estudio del efecto de la temperatura y de la nubosidad sobre las ventas; un inversionista busca un informe exhaustivo sobre el clima en el lugar de un proyecto de construcción de un complejo turístico; una compañía forestal encarga un proyecto para evaluar y cartografiar las regiones climáticas aptas para la introducción de una nueva especie de árbol; una compañía hidroeléctrica financia un importante estudio de investigación de la precipitación máxima probable para evaluar la seguridad de las presas hidroeléctricas del país.

Dentro del campo de la investigación y de la formación de especialistas en las disciplinas de meteorología y climatología, las bases de datos meteorológicas constituyen un punto de partida determinante para el desarrollo óptimo de modelos que sirvan para predecir y explicar eventos tales como El Niño, La Niña, periodos de sequía o inundaciones y olas de calor entre otros, así como de las teorías climáticas que sustentan dichos modelos.

Conclusión

Sabemos que el mundo ha cambiado radicalmente ofreciendo nuevas peticiones y oportunidades dentro de los servicios meteorológicos mundiales y, por supuesto, esto incluye a México; sin embargo, aunque nuestro país cuenta con personal calificado, las políticas de distribución de recursos económicos, los cambios en las políticas sexenales y el poco interés que muestran las diferentes autoridades responsables de las estaciones meteorológicas nacionales, han impedido un desarrollo adecuado de dichos servicios.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO