Agua

Reino Unido con el agua hasta el cuello

Las inundaciones dejan miles de casas sin luz y generan caos en el transporte; alertan que los próximos días el río Támesis tendrá su nivel más alto en 60 años

Miles de hogares permanecen sin luz por el temporal de lluvia y viento que azota al Reino Unido, donde las inundaciones provocaron un caos en los medios de transporte.

El Servicio Meteorológico pronosticó para hoy nuevas precipitaciones por otra corriente procedente del Atlántico, que empeorará la ya caótica situación en que se encuentran muchas localidades inglesas, sumidas bajo las aguas desde hace varios días.

Según el Servicio Meteorológico, las aguas del río Támesis pueden subir en los próximos días al nivel más alto en 60 años.

Además de las 16 alertas “graves” de inundaciones —peligro para la vida— que la Agencia de Medio Ambiente mantiene en el sur y suroeste de Inglaterra, hay otras 400 de menor gravedad.

Ante el panorama desolador que presentan algunos condados, el primer ministro británico, David Cameron, afirmó hoy a la BBC que esta situación no debe repetirse, por lo que prometió estudiar la manera de financiar mejor las defensas contra inundaciones.

“No podemos permitir que esta situación vuelva a pasar. Por supuesto que uno tiene este tiempo que no es normal, pero como país tenemos que hacer más a fin de ser más resistentes”, agregó Cameron, quien hoy tiene previsto visitar otra vez áreas inundadas.

Desastre en números

La Asociación de Redes de Energía, que representa a las compañías energéticas en el Reino Unido, informó hoy de que 80 mil hogares están todavía sin luz, en su mayoría en Gales, pero se ha podido restablecer la electricidad en unas 70 mil viviendas.

El ministro de Transporte, Patrick McLoughlin, prometió en el Parlamento que su departamento facilitará 61 millones de libras (73 millones de euros) para reparar las líneas ferroviarias.

Muchas carreteras permanecen cerradas por inundaciones o por la caída de árboles pues los vientos llegaron anoche en varias zonas de Inglaterra a 160 kilómetros por hora.

Más de cien militares están ayudando a colocar sacos de arena en varias zonas afectadas, mientras que otros dos mil están en reserva para ser desplegados en cualquier momento.

Con información de BBC, EFE y Teorema Ambiental

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO