Agua

Por fin terminan obras del Emisor Oriente; costó 216% más

Pese a que se considera una máxima obra de ingeniería, las condiciones actuales de cambio climático y la inminente crisis de abasto de agua en la región buscan nuevos mecanismos para recargar el acuífero

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 28 de noviembre de 2019.— Tras 11 años de construcción y un costo final que se elevó 261 por ciento entre 2008 y 2015, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó de la conclusión de la obra del Túnel Emisor Oriente (TEO) para desalojar más eficientemente el drenaje del Valle de México de aguas negras y pluviales del Valle de México.

Pese a que se considera una máxima obra de ingeniería, las condiciones actuales de cambio climático y la inminente crisis de abasto de agua en la región buscan nuevos mecanismos para recargar el acuífero de la Ciudad de México.

El túnel tiene capacidad de desalojar 150 metros cúbicos de agua por segundo y desemboca en el estado de Hidalgo, donde se tratará solo el 35 por ciento (40 metros cúbicos por segundo) en la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco (a cargo de la empresa Promotora de Desarrollo de América Latina, de Carlos Slim).

El resto del agua se irá al río El Salto de esa entidad, para ser utilizada en la agricultura, explicó Patricia Ramírez Pineda, subdirectora de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de la Conagua.

El consultor Félix Hernández Gamundi indicó al periódico La Jornada que el agua residual de la Ciudad de México y la pluvial se pueden tratar en pequeñas plantas a lo largo del recorrido y utilizarse para recargar el acuífero, como una alternativa de largo plazo para revertir los hundimientos, ocasionados por la sobreexplotación del acuífero.

El TEO tiene 62.4 kilómetros de largo y siete metros de diámetro, comenzó a construirse en 2007 y estaba previsto que concluyera en seis años. Aunque los costos de la obra se elevaron en alrededor de 80 por ciento.

Aunque en el análisis de la cuenta pública 2016 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró que el costo del proyecto ejecutivo del TEO creció 110 por ciento, si se le suma el contrato de servicios de supervisión técnica administrativa, así como el control de calidad del proyecto ejecutivo y de la construcción, que se modificaron en cuatro ocasiones, el costo final sí aumenta en 261 por ciento, de acuerdo con el reporte final de 2016 de la ASF.

En la construcción de esta obra, entre 2007 y 2016 se ejercieron 19 mil 623 millones. En 2018 se le asignaron alrededor de cinco mil millones de pesos. Fue construido por las empresas Ideal/Carso e ICA.

Pese a los costos y el manejo del agua, el TEO sí beneficiará a 21 millones de habitantes de la zona metropolitana del Valle de México que tenían el riesgo de que el emisor central colapsara, mientras que con el TEO se le podrá dar mantenimiento, aunque todavía falta que los sistemas de agua de la capital y del Estado de México hagan las conexiones con el nuevo túnel.

Una dificultad en la construcción fue la geología del terreno, compuesto de suelos suaves, de arena, de roca y mixtos, además de que la tubería tiene un peso de 800 toneladas, dijo Luis Manuel Rivera, residente de la obra. Indicó que un primer tramo de diez kilómetros empezó a operar en 2013.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO