Agua

ONU reconoce papel del IPN por trabajos con el agua en río Atoyac

Una tecnología de esta casa de estudios ayuda a medir contaminantes en el río Atoyac, Puebla, fue finalista en el Concurso Internacional “No Dejemos a Nadie Atrás”, efectuado en Ginebra, Suiza

Teorema Ambiental/Redacción

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció una tecnología desarrollada por investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) por el desarrollo de la tecnología espectral para determinar los contaminantes que provocan las descargas furtivas de las industrias en el río Atoyac, Puebla.

El científico del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), Pedro Francisco Rodríguez Espinosa, encabeza al Grupo de Estudios GeoAmbientales y Calidad del Agua, que desarrolló este proyecto que consiste en un barrido espectral entre 200 y 750 nanómetros, que caracteriza masas o parcelas de agua para identificarse en laboratorio.

Con este procedimiento se pueden conocer los horarios y sitios donde las industrias realizan descargas clandestinas, a efecto de determinar los contaminantes vertidos en este río, mediante la caracterización de masas de agua a través de sus firmas espectrales, informó el IPN en un comunicado.

Esta tecnología participó en el Concurso Internacional “No Dejemos a Nadie Atrás” de la ONU, con la metodología espectral desarrollada por el Politécnico para mejorar la calidad del agua en diversas regiones del país. El certamen fue celebrado en Ginebra, Suiza, donde se destacó la importancia del cuidado del recurso hídrico a nivel mundial. En el marco de este certamen, la aportación del IPN fue aceptada para publicarse en la revista Sciences of the Total Environment (STOTEN), indexada en el Padrón JCR de Alto Factor de Impacto.

En la competencia participaron trabajos de diversas naciones y el jurado calificador estuvo integrado por representantes de la ONU, de la Organización Mundial de la Salud, además de la organización no gubernamental Water Lex, entre otros organismos internacionales.

Rodríguez Espinosa explicó que el proyecto del río Atoyac cuenta con nueve casetas de la Red de Estaciones de Monitoreo para Mejorar la Calidad del Agua del Río Atoyac, de la Subsecretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable del Gobierno del Estado de Puebla.

El proyecto sectoriza el caudal para verificar en tiempo real lo que ocurre, a fin de encontrar estados base y anómalos (descargas), a efecto de analizar la información sobre 14 parámetros asociados a la calidad del agua.

Las estaciones de monitoreo distribuidas en el río miden también las frecuencias de los contaminantes, a través de muestreos de agua, para analizar otros 64 parámetros (físico-químicos, orgánicos, inorgánicos y biológicos), que permiten distinguir y diferenciar los episodios diurnos de las descargas industriales.

Con esto, ya ha sido posible identificar fuertes variaciones de la calidad del agua provocadas por eventos contaminantes (descargas clandestinas fuera de norma), en sitios no visibles que están en colectores direccionados, en horarios y días, que difícilmente se realiza una supervisión, principalmente en fines de semana. Así, se detectaron compuestos típicos de la industria textil como colorantes, sales y metales pesados.

El grupo de científicos del IPN entrega de manera periódica al gobierno de Puebla un informe sobre la distribución espacial de las descargas, a fin de combatir la contaminación mediante el control y regulación del origen de las descargas de aguas residuales.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO