Agua

Inteligencia de datos: clave para ahorrar recursos vitales como el agua

El uso de la tecnología ayuda a generar información en tiempo real para reducir costos, detectar fugas, y visualizar otros problemas en las operaciones de las compañías, que pasan inadvertidos

Teorema Ambiental/Redacción

Ciudad de México, 23 de marzo de 2020.— El agua es un bien imprescindible para la humanidad, pero del total potable en el mundo, el 70 por ciento no está disponible para la población pues se encuentra en glaciares, nieve, en áreas subterráneas. Por lo que es importante hacer un uso adecuado de este recurso en lo cotidiano y también en el plano industrial.

Por ello se creó el Día Mundial del Agua, que se conmemora el 22 de marzo, para hacer conciencia sobre la importancia de cuidar el agua que tenemos disponible, para las próximas generaciones. Para ello, la tecnología juega un papel importante para reducir el desperdicio de agua y las pérdidas generadas en la industria, por fugas.

El Día Mundial del Agua se conmemora desde 1993, cuando fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objetivo de generar consciencia y abordar la crisis mundial en torno a ese recurso y actualmente la tecnología es un elemento imprescindible para lograr un manejo adecuado del agua en el sector industrial.

La inteligencia operativa a través del uso de la tecnología ayuda a generar información en tiempo real para que empresas y entidades puedan reducir costos, detectar fugas, y tener visibilidad de otros problemas comunes en las operaciones de las compañías y que pasan inadvertidos, de no ser por los datos generados y analizados a través de plataformas tecnológicas.

Con esta tecnología, mediante sensores, las empresas pueden monitorear las operaciones de sus plantas para detectar patrones específicos, por ejemplo, en vibración de la maquinaría, temperatura, y otros factores que generan información que posteriormente es analizada.

Un ejemplo son plataformas como PI System de OSIsoft, que convierten el gran flujo de datos que generan dichos sensores para empresas, fabricantes e industrias, en información de valor, detallada y en tiempo real; lo cual ayuda a ahorrar dinero, tomar decisiones críticas y desarrollar nuevos productos.

Las compañías cuentan con mayor control de sus operaciones, ya que la información recabada les ofrece una visibilidad integral de sus procesos y les permite saber en qué áreas pueden mejorar, en dónde existen riesgos y les ayuda a predecir fallas que, de no ser detectadas, significarían pérdidas.

Un ejemplo de cómo las empresas de la industria del agua logran reducir sus pérdidas ocurrió en Tennessee, EEUU, donde el principal proveedor del recurso de ese estado, llamado White House Utility District (WUDH), utilizó medidores de flujo en sus tuberías para monitorear sus operaciones y los datos generados fueron almacenados y analizados en este tipo de herramientas tecnológicas.

Los datos resultantes demostraron, en menos de cuatro días, que el sistema perdía alrededor de 147 millones de galones al año en fugas sin saberlo, agua suficiente para proveer a dos mil 239 hogares, con un costo de 300 mil dólares anuales. En un periodo de dos años, y tras la detección de la fuga, se lograron ahorros por cerca de 900 mil dólares, a consecuencia de una mejor gestión de agua.

Otro ejemplo es la compañía británica Yorkshire Water que produce 1.3 billones de litros diarios y con el uso de la tecnología pudo tener una infraestructura de datos para identificar tendencias de fuga de agua en desarrollo. Actualmente estos sistemas pueden detectar pérdidas de este recurso 1.5 días antes de que sucedan y el personal es alertado por medio de alarmas.

Maynilad, la compañía que provee de agua a la ciudad de Manila, en Filipinas, logró recuperar 640 millones de litros diarios que anteriormente se perdían en fugas y redujo el costo de las reparaciones de fugas (en algunos casos hasta el 90 por ciento) y mediante una administración de energía más eficiente, redujo 10 por ciento los costos de esta.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO