agua-cisterna01
Agua

Gente sin cisterna gasta 14 veces más en llenar botes con agua

Cerca de 2 millones de mexicanos se abastecen de agua a base de pipas

Teorema Ambiental/Redacción

Más de dos millones de personas en México se abastecen de agua por medio de pipas. El dato importante es que llenar un contenedor pequeño, porque no se cuenta con uno mayor, puede ser hasta 14 veces más caro, indicó Monserrat Ileana Gómez Valdez, investigadora del Colegio de Postgraduados de Montecillo, México.

Una pipa de diez mil litros, alcanza para el consumo familiar durante un mes y medio, con un consumo austero: 50 litros per cápita, y puede costar entre 350 y 650 pesos, dependiendo de la distancia de la fuente, pero esta cantidad puede ser 14 veces mayor, ya que al no tener un lugar dónde almacenar, se compra menos y el precio aumenta, explicó.

“Esto habla mucho de la desigualdad que hay en las zonas que se abastecen a base de pipas”, destacó durante su participación en el Foro “Agenda y Desafíos de la Gestión del Agua en México”, realizado por Oxfam México.

Por ejemplo, en el valle de Texcoco muchas personas se quejan del servicio por parte de los piperos y por los sobrecostos.

 

Por su parte, María Verónica Ibarra García, investigadora del Colegio de Geografía de la UNAM, dijo que el agua funciona de acuerdo con los intereses empresariales, no funciona de manera natural porque está intervenida socialmente.

Señaló que mientras se dan grandes concesiones a mineras y embotelladoras a precios “ridículos” hay personas en Iztapalapa que son sancionadas por desperdiciar.

“En Semana Santa la gente de Iztapalapa se echa dos cubetas de agua, la meten a la cárcel y sirve de escarnio para decir: no están cuidando el agua, eso es clasismo puro, porqagua-cisternaue los grandes hoteles sí pueden tener acceso al agua como forma de entretenimiento, me parece que eso ejemplifica perfectamente la desigualdad del agua”, destacó.

“No hay una división entre agua y naturaleza si no que esta tiene una división social. El sistema bajo el cual nos organizamos produce dos grandes desigualdades, una al interior de las relaciones humanas, por esto, quienes más sufren son los que menos tienen”, advirtió Karina Kloster, investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO