Agua

Fabricar un auto consume hasta 4 mil litros de agua

Las nuevas tecnologías permiten ahorrar hasta 87 millones de litros de agua en solo cuatro meses

Teorema Ambiental/Redacción

La industria automotriz es una de las mayores consumidoras de agua, como parte de sus procesos. Debido a la creciente necesidad de abatir costos, también este sector es uno de los más preocupados por reducir su consumo.

Fabricar un automóvil consta normalmente de nueve etapas y varía de acuerdo con cada armadora. Pero en total, cada auto utiliza unos cuatro mil litros de agua, que anualmente equivalen a diez mil millones de litros de agua solamente en las armadoras de un estado.

Las etapas de fabricación de un vehículo son:

• Prensa: Un troquel corta, perfora y da forma al acero en rollo, según la pieza a fabricar.
• Ensamblaje: Las piezas son montadas de forma manual, automática o semiautomática y se sueldan las partes.
• Pintura: Dividido en dos partes, la primera es la que protege la corrosión y la segunda es la que da el acabado final al auto.
• Instalación del motor: El motor se coloca y se acopla con otros sistemas previamente instalados (escape, transmisión, dirección, eje trasero, entre otros).
• Montaje: Se retiran las puertas del auto y se instala el equipamiento interior y exterior (asientos, cristales, espejos, empaques, cinturones de seguridad, llantas, faros, defensas, etcétera).
• Revisión: Una vez armado el auto, es inspeccionado y se somete a diferentes pruebas de seguridad, principalmente en pista y de lluvia.

agua-autos

La parte del proceso que más consume agua es en la pintura y en las pruebas de lluvia. En el primero, la carrocería se sumerge en la pintura y se somete a tensión eléctrica que atrae las partículas de pintura que protege de la corrosión.

Luego se somete a un lavado para eliminar sólidos o restos de pintura, con un gasto de hasta 60 mil litros de agua. Posteriormente, se aplica una segunda capa de pintura. Los restos caen en una pileta donde es separada químicamente del agua y se prepara para reutilización. La planta de pintado está aislada para aprovechar al máximo la pintura y evitar que ingrese suciedad o alguna chispa porque podrían echar a perder el proceso.

Mientras que en la prueba de lluvia, un examen promedio utiliza unos 150 litros de agua por metro cuadrado, es decir unos dos mil 500 litros de agua que se reciclan para las pruebas posteriores.

Su objetivo es verificar que la cabina es completamente impermeable y su duración varía unos diez minutos y se someten miles de autos por día.

Algunas empresas usan nuevas tecnología en sus procesos para la reutilización, tratamiento y reciclaje de agua. Por ejemplo, Ford Motor Company redujo el uso de agua en más de diez mil millones de galones desde 2000 e intenta alcanzar una reducción adicional del 30 por ciento por vehículo hacia 2020. Sin embargo, su objetivo final es llegar al cero uso de agua potable en procesos de fabricación.

Por ello, Ford se asoció con Nalco Water, para perfeccionar la eficiencia de los baños de tratamiento previo, mediante el control constante del flujo excesivo de agua cuando los baños se volvían a llenar.

Además, la tecnología 3D TRASAR le permitió ubicar en tiempo real el caudal de agua más las alertas al instante con respecto a problemas relacionados con el caudal, lo cual asegura el ahorro de agua y la eficiencia en el proceso durante los baños de pretratamiento. Antes, la identificación y la resolución de problemas podían demorar días o incluso meses.

En total, se ahorró más de 87 millones de litros de agua en solo cuatro meses, equivalentes al consumo anual de 79 mil personas, lo que representó disminución en los costos por casi 200 mil dólares.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO