Agua

ASF señala irregularidades graves en programas prioritarios de Conagua

En 16 años la Comisión nunca ha entregado cuentas de la gestión de sus recursos o en la aplicación de observaciones realizadas por la ASF: Controla tu Gobierno, AC

José Luis Martínez

La organización civil Controla tu Gobierno, AC, indicó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades graves en la gestión de recursos por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) entre 2000 y 2016, que fueron publicadas en 222 informes y que, pese a las observaciones señaladas, el organismo dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ha sido opaca en su forma de comprobarlas o ha hecho caso omiso.

Las irregularidades detectadas pertenecen a los seis programas medulares de cobertura nacional dirigidos a ampliar los servicios de infraestructura de agua potable, alcantarillado y saneamiento vigentes hasta 2015 y que han sido financiados con recursos federales. Estos programas son:

• APAZU: Programa de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas
• PAL: Programa de Agua Limpia
• PROSSAPYS: Programa para la Construcción y Rehabilitación de Sistemas de Agua Potable y Saneamiento en Zonas Rurales
• PROTAR: Programa de Tratamiento de Aguas Residuales
• PRODDER: Programa de Devolución de Derechos

“Algunos de ellos se implementaron desde la década de los noventa y tras 25 años no han tenido los resultados esperados”, señaló Verhónica Zamudio Santos, autora de esta investigación.

De acuerdo con los datos analizados, tan solo la inversión total de cuatro de los seis programas revisados, asciende a más de 97 mil millones de pesos, debido a que el presupuesto de la Conagua representa el 70 o por ciento de los recursos asignados a la Semarnat.

asf-conagua

Sin embargo, de acuerdo con la experta, estos recursos no han sido usados de manera transparente pues en sus reportes y auditorías se hallaron:

1. Falta de definición de metas, objetivos e indicadores de los programas hídricos auditados;
2. No se precisa la población objetivo a la que se dirigen todos los programas auditados;
3. Incumplimiento de los requisitos para acceder a los recursos públicos, y
4. Irregularidades en la administración del presupuesto por falta de documentación que compruebe el uso de los recursos y la diferencia entre los montos programados y los ejercidos, además de la falta de mecanismos de seguimiento y supervisión que permitan verificar el grado de avance de los programas hídricos

Irregularidades en la rendición de cuentas:

a. No existen documentos para la validación de gastos o no existen actas de entrega-recepción y cierres de ejercicio;
b. Obras inconclusas, no ejecutadas o sin operar, y
c. Reintegros extemporáneos, montos utilizados en rubros indebidos y mala administración de cuentas bancarias

Además, el estudio señala que si bien la Conagua asegura que el abasto de agua potable a la población mexicana es de 92.5 por ciento, las zonas con mejor servicio son las más áridas del territorio en el norte del país. Lo mismo ocurre con el servicio de drenaje y alcantarillado, donde la cobertura es del 91.4 por ciento del país.

“Lo que hace Conagua es incluir en sus estadísticas de cumplimiento a gente que recibe el servicio de agua potable una vez al mes”, lamentó la experta.

“Hay nueve millones de personas que no cuentan con servicio de agua potable y 10.2 millones que no cuentan con servicio de alcantarillado. Sin embargo Conagua declaró en 2015 haber alcanzado los objetivos de Desarrollo del Milenio, pero ¿cómo lo logró? ya que la Auditoría Superior de la Federación ha detectado reiteradamente que los programas han operado sin establecer metas o, en su caso, las han incumplido, o no determinan su población objetivo”, agregó.

Sin embargo, de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a 2015 el 57 por ciento de la población (71 millones de personas) no cuenta con agua de calidad libre de contaminantes y 65 por ciento de las aguas residuales no son tratadas, de acuerdo con cifras de Joint Monitoring Programme de OMS-UNICEF, señaló.

“Todos los años señalan que necesitan más recursos, ¿pero cómo se les pueden otorgar si no están utilizando los que tienen de manera transparente y eficiente cuando hay plantas de tratamiento fantasma por todo el país?”, concluyó.

La ASF ha recomendado reiteradamente a la Conagua fortalecer su órgano interno de control, enfatizó la doctora Carmen Fernández Fernández, consultora internacional de Water Integrity Network (WIN), quien además señaló la importancia de crear una entidad reguladora independiente que se encargue de supervisar el desempeño de la Comisión, como ocurre en otros países.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO