Agua

Agua de lluvia, una alternativa para aumentar el abasto en las ciudades

En México caen más de mil 489 millones de metros cúbicos de lluvia al año que no son aprovechados y servirían para actividades sanitarias, industriales y de limpieza

Teorema Ambiental/Redacción

El abasto de agua en ciudades como México es cada vez más difícil, por lo que continúa la búsqueda de alternativas sustentables para cumplir con la demanda creciente de líquido en las estos asentamientos humanos que cada vez crecen más.

De hecho, si no se toman medidas, para el año 2030, se necesitarán tres sistemas como el Cutzamala para mantener abastecida a la capital del país, de acuerdo con un informe del Banco Mundial.

Cada año caen más de mil 489 mil millones de metros cúbicos de lluvia en nuestro país y la mayoría se desaprovecha, por evaporación o porque termina en el drenaje sin ser tratada.

Una de estas soluciones que permitirían el acceso a agua de calidad, es el aprovechamiento de esta agua, la cual puede usarse y almacenarse para realizar las principales actividades diarias de casas y comercios y se perfila como una opción que puede ayudar a fortalecer, en forma significativa, el abasto del vital líquido.

El agua de lluvia es un líquido de calidad que se puede utilizar para limpieza, actividades industriales o domésticos, en servicios sanitarios y actividades de riego, así como lavado de pisos, ropa, coches, entre otros usos.

“Una de las barreras para que las personas aprovechen este líquido natural, es que no se cuenta con sistemas que faciliten la conducción y almacenamiento de lluvia, por lo que Rotoplas se dio a la tarea de desarrollar el sistema de captación pluvial para contribuir con la sociedad en el acceso de más y mejor agua”, explicó Ernesto Rodríguez, director de Innovación de esta empresa fabricante de tinacos y otros insumos para el abasto doméstico de agua.

Dicho sistema ya se ha implementado en zonas rurales donde ha beneficiado a más de 1.3 millones de personas. Sin embargo, las ciudades requieren un mejor aprovechamiento del agua captada para estas actividades y que permitan el ahorro en el consumo de agua potable.

En cuanto al material, los captadores están hechos con polietileno de alta densidad recubierto con protección UV, con una capa interior antibacterial y una tapa hermética que mantiene el agua más limpia.

Con este sistema se puede tener un ahorro de hasta un 30 por ciento de agua potable que garantiza el abastecimiento y almacenamiento en caso de no tener acceso al líquido vital. Además su instalación es muy sencilla y no requiere de mano de obra especializada, ideal para zonas como el oriente de la ciudad donde el problema de escasez es frecuente y cada vez más severo.

Además, abate costos en el consumo de agua potable y evita la compra de pipas. “El uso de estos sistemas incentiva al uso de ecotecnologías que contribuyen al desarrollo sustentable de las ciudades. Lo anterior favorece al medio ambiente al reducir el consumo de agua y energía, conservando las reservas en ríos y lagos, evitando la sobreexplotación de los mantos acuíferos”, agregó el directivo.

Otro beneficio es que se reduciría la cantidad de agua de lluvia que entra al sistema de drenaje, un factor que mitigaría las inundaciones que se presentan en la ciudad durante la época de lluvias.

Suscribete al Boletin

PAÍSES QUE NOS ESTÁN VIENDO